La yegua argentina terminó a 3 1/4 cuerpos de Beaute Cachee, que dio la sorpresa ganando de punta a punta; fue el primer triunfo de G1 allí para el jockey Frankie Dettori

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- Didia no estuvo cómoda con la pista y su aventura en el Jenny Wiley (G1-1700 m, césped, US$ 600.000) de este sábado en Keeneland terminó con un tercer lugar de Beaute Cachee, que sorprendió venciendo de punta a punta dándole a Lanfranco Dettori el primer triunfo de G1 de su vida en el bellísimo hipódromo de esta ciudad.

La campeona argentina llegó a 3 1/4 cuerpos de francesa, sin poder mostrar ese cambio de ritmo que la caracteriza en la recta final, ante una cancha que sintió las fuertes lluvias que se dieron durante la semana. “Siempre tuvo controlada a Beaute Cachee, pero no tuvo la explosión que normalmente tiene porque no le gustó la cancha. Iremos por la revancha”, graficó Ignacio Correas (h.), preparador de la hija de Orpen que ahora corre para el Merriebelle Stable, pero en sociedad con el Resolute Racing.

Frankie durmió el desarrollo con la yegua que menores posibilidades tenía en los papeles de las 4 que presentó Chad Brown, con José Ortíz dejando a Didia en su persecusión a la par de la irlandesa y gran favorita English Rose (Frankel). Los parciales 24s18/100, 48s65/100 y 1m13s85/100 limitaron las posibilidades de las que aguardaron y en el codo el ritmo creció.

Ortíz intentó apretar el acelerador y Didia se ubicó ahí nomás de Beauty Cachee, con English Rose quedando algo más retrasada. Sin embargo, ya en la recta, la argentina no pudo mejorar y la puntera se afirmó, llegando al disco con 1 1/2 cuerpo de ventaja sobre English Rose, que volvió para ser segunda y dejando a Didia a 1 3/4 largo, todo tras 1m42s90/100.

“Fue una buena carrera. Largó bien y venían en fracciones muy confortables, pero sólo pudimos llegar terceros esta vez”, resumió masticando bronca José Ortíz.

Dettori, exultante, dijo sobre su victoria: “Me sorprendió poder venir tan fácil adelante y por los 400 sólo me importaba saber si tendría resistencia para llegar, porque hacía bastante que no corría; pero tiene un gran entrenador y eso terminó no siendo problema. Keeneland siempre fue importante para mí y es una alegría tener mi primer G1 allí. Faltan 3 semanas para el Kentucky Derby y estoy tratando de venderme para la gente local y así tener montas en ese mitin. Fue un día fantástico”.

Para Didia habrá que esperar por su primer triunfo de G1 en USA. Sigue entre las mejores y sólo necesita su oportunidad y las condiciones para conseguirlo. Es una cuestión de tiempo.