El potrillo se impuso en su debut sobre 1200 metros, este jueves en la arena del Hipódromo; Destin se llevó el clásico

SANTIAGO DE CHILE, Chile (Especial para Turf Diario).- Y finalmente llegó el día. Este jueves en la arena del Hipódromo ganó el primer hijo del crack California Chrome nacido de este lado de la Cordillera. Ocurrió en los 1200 metros del Premio Rivano, donde Incredible (en Aya Oshkosh, por Morning Rider) hizo centro de entrada y por 4 1/2 cuerpos sobre Patmaho (Grand Daddy). Enorme favorito, el reservado del Haras Sumaya estableció un tiempo de 1m13s54/100 para la distancia.

Destin en el clásico

Hacía casi 5 meses que Destin no se tuteaba con el disco, racha que se cortó este jueves sobre la arena del Hipódromo Chile, donde el hijo de Grand Daddy llevó a buen puerto el voto mayoritario de los apostadores para quedarse con el Clásico Biriatou, la prueba más importante de la reunión y corrido sobre 1200 metros en la arena normal. Atendido por José F. Allende, el alazán había arrimado de lo lindo, incluso, quedando segundo en el Clásico Fernando Moller Bordeu (G2), y de allí que no asombrara a nadie que, a la hora de la verdad, cruzara el disco con 6 3/4 cuerpos de ventaja sobre Le Fournil (Caesarion), ambos portadores del peso máximo de 58 kilos. De la cría del Haras Santa Amelia, ahora son 13 los triunfos para Destin, 11 clásicos.