La Administración pasó por encima de la autonomía de la comisión de carreras y del propio derecho a huelga de los jinetes, quienes reclamaron por el incumplimiento de la promesa que el propio hipódromo les había hecho una semana antes… 

LA PLATA.- La película del hipódromo del Bosque no tiene fin; su caída, su debacle, tampoco. Ahora, por “instrucción” de la Administración, la comisión de carreras -acéfala, dicho sea de paso- suspendió por 15 días a los jockeys Matías Ferreyra, Octavio Arias, Aléxis López (foto), Diego Mansilla, Franco Menéndez y Lautaro Ramallo por “culparlos” de la suspensión de la jornada del jueves último, cuando se negaron a salir a la pista para correr la primera competencia.

Como primera medida, la comisión de carreras es un ente independiente, por lo que nada ni nadie puede “ordenarle” disponer una pena o una resolución, con lo que Pablo Oriolo y Javier Denis, Administrador y Sub Administrador sureños, están infringiendo de base una reglamentación, todo eso sin contar que los jinetes estaban haciendo pleno uso del “derecho de huelga”.

Todo se reduce a un absoluto abuso de poder por parte de la Administración, que, dicho sea de paso, fueron los culpables principales de lo sucedido y son los responsables principales de que los eucaliptos estén atravesando una de las mayores crisis de su historia. Fueron los empleados públicos quienes hace tan sólo una semana se comprometieron a pagar en el día las comisiones de los puestos rentados en las pruebas que no requieren antidoping a los jinetes, como así también la monta perdida, incluso, siendo publicado por las redes sociales de La Plata. Ellos fallaron, mintieron, y ahora resulta que la culpa es de los profesionales.

Esta semana en el sur ni siquiera se publicaron los confirmados para sus próximas dos reuniones, y la medida del jueves cayó como anillo al dedo para anular la fecha de este domingo, que ni siquiera habían podido armar, en un caso único en la historia; tampoco se sabe qué sucederá entre martes y jueves, cuyos programas no han sido emitidos, al menos hasta el momento. Todo está en la nebulosa.

En otro paso de comedia, todos los hechos arriba narrados se produjeron pues el proveedor del sistema platense suspendió su servicio ante la falta de pago por parte de la Administración, que nadie sabe qué hace con el dinero de las recaudaciones ni con lo que “debería” llegar por parte del fondo de reparación. 

Desde la Gobernación para abajo, pasando por supuesto por la Lotería, usaron al turf en su momento para prometerle respeto. Pasaron las elecciones y nunca más se tendió un puente. Una lección para aprender.