El hijo de Fortify viene de quedarse con el Clásico Buenos Aires (G3) en Palermo y se mide con El Exito, Tomasito León, Love the Races…

Un verdadero carrerón se aguarda para este viernes en el Hipódromo de San Isidro, dentro de una jornada de esas que sobresalen, que se pueden disfrutar prácticamente de principio a fin. La cuota jerárquica será doble, pero el Clásico Horacio Bustillo (G2), primer gran cruce de la temperada en la milla de césped, claramente está un paso adelante.

En otros tiempos, pretender en febrero tener tantos buenos caballos juntos en la pista hubiera sido demasiado pedir, más precisamente, cuando las ventas eran moneda corriente. En la actualidad, con la falta de exportación es casi moneda corriente.

Si bien no rindió lo esperado en el Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1), el potrillo Intense for Me (Fortify) tardó nada en rehabilitarse, viajando hasta el césped de Palermo para llevarse el Clásico Buenos Aires (G3), dando cuenta de Don Latido (John F Kennedy), por 4 cuerpos.

En ascenso llega El Exito (Il Campione), otro 3 años, que asomó en los primeros planos de la división venciendo en el Urbano de Iriondo (L), luego secundó al record horse Satu (Catcher In the Rye) en el Invasor (G3) -donde fue claramente molestado por el ganador- y, por último, se impuso en el Clásico Haras Ojo de Agua (L). Le llegó el momento de dar el salto a la milla y medirse con rivales más duros, pero parece tener la capacidad para superar el reto.

Tomasito León (Hurricane Cat) fue el héroe en el Joaquín V. González (G1) platense y luego falló en el Piñeyrúa (G3) de Maroñas, en Uruguay, pero quizás aquí recupere la línea vencedora. Como el anterior, Love the Races (Hurricane Cat), es titular de G1, pues se impuso en el Mile de las Estrellas de 2023, y como viene de reencontrarse con la victoria en el Handicap Condal, sigue con el crédito abierto para volver a su mejor forma.

My Stormy Dark (In the Dark), Kavac (Cityscape), Toque Especial (Hurricane Cat), Bequepingo (Cityscape) y Dr. Can (Señor Candy) intentarán golpear grande, de la mano de antecedentes que entusiasman y por más difícil que parezca el pronóstico.