El hijo de Seek Again ofreció una soberbia demostración en Palermo batiendo por 4 cuerpos y con mucha facilidad a Storefront; es el único 3 años que ganó pruebas de grado en césped y arena

Por Diego H. Mitagstein

Por el momento, Fiel Amigo es el líder entre los potrillos nacidos en 2018. Pero para el hijo de Violence, que cimentó su fama ganando los grandes premios Montevideo (G1) y Estrellas Juvenile (G1), hay un oponente por delante que lo hará trabajar de lo lindo. Ratificando la excelente campaña que venía cumpliendo, Irwin ganó con mucha autoridad el Clásico Miguel Cané (G2-1600 m, arena), sacó pasaje en primera clase hacia la Polla (G1) y se ganó el derecho a exigirle merecida revancha al campeón de la generación. 

Soberbio desandar de la temporada viene teniendo el hijo de Seek Again (Speightstown), que venía de secundar al pampeano en la serie auspiciada por la Fundación Equina Argentina y que en el sábado de Palermo descolló, liquidando con más facilidad de la esperada una carrera que se presentaba bastante competitiva.

Atendido por Roberto Pellegatta y Juan Saldivia para el Stud Volver al Futuro, el zaino fue gran favorito (pagó $ 1,85) y se dio un gusto bastante particular, como ser, hasta ahora, el único 3 años que logró brillar en el plano gradual en el césped -donde salió de perdedor en el Chevalier (G2)- y en la tierra, dato que habla a las claras de su versatilidad.

Con William Pereyra en sus riendas, Irwin vino marcando de cerca lo que hacía el puntero El Escudo (Il Campione), tomó un protagonismo mayor al pistar la recta dominando por el centro de la pista y liquidó la historia arrancando fuerte de los 300 al disco, haciendo rebotar la carga que desató Storefront (Fortify), finalmente su escolta desde 4 cuerpos. A otros 7, Last Oportunity (Catcher In the Rye) fue tercero y completó el 1-3 de la yunta Pellegatta/Saldivia.

Poco pudo hacer el cotizado El Escudo hasta terminar quinto y también Emprestado (Catcher In the Rye) quedó en el debe llegando noveno y anteúltima, en una actuación anormal para lo que andaba en privado. El tiempo de 1m32s43/100 fue impactante -siempre con los condicionantes que impone el reloj porteño…-, pues mejoró en más de 2 segundos la marca que un rato más tarde conseguiría Ciudad de la Furia (Equal Stripes) para lucirse entre las potrancas y llevarse el Clásico General Luis María Campos (G2).

Criado en el Haras Carampangue, Irwin es la quinta cría en edad de correr para Irwina, una Orpen que ya había producido una yegua de calidad como Irisa (Pure Prize), ganadora del Clásico Arturo R. y Arturo Bullrich (G2) y que luego de competir sin suerte en los Estados Unidos fue vendida para Japón. En su línea materna el héroe del día luce otros nombres de buenos rendimientos en nuestras pistas, como Irlandesita (Roy), su abuela, Institutriz (Orpen) e Indio Sam (Alrassaam).

Irwin ofreció sensaciones positivas en el Cané, las de un potrillo serio, regular, generoso, activo en el desarrollo; al que no le gusta dar ni pedir tregua y que siempre lo da todo. Lo mostró en cada una de sus cuatro salidas hasta el momento y para su gente resulta ahora imposible no hacerse ilusiones fuertes de cara al inicio de la Triple Corona.

Lo aguarda el mismo Fiel Amigo que lo hizo trizas la tarde de las Estrellas, pero el tiempo siempre hace su trabajo entre los caballos jóvenes, los pone mejores, les enseña. Vale la pena entonces ir haciéndose la cabeza con que en septiembre la Polla de Potrillos será imperdible, para empezar a buscar al mejor tres años de este también particular 2021.