La yegua se impuso en el Grande Premio Presidente Hernani Azevedo Silva (G2) y el caballo llegó al bicampeonato en el Grande Premio Linneo de Paula Machado (G2)

SAN PABLO, Brasil (Especial para Turf Diario).- Tarde de turf de alto nivel la que se vivió el sábado en Cidade Jardim, una de las dos principales pistas de carreras aquí, junto a Gávea, en Río de Janeiro. Por un lado, la super favorita Isaformer (Temple City) respondió a pleno para quedarse con el Grande Premio Presidente Hernani Azevedo Silva (G2-1600 m, césped pesado) y, por el otro, Head Office (Wild Event) hizo todo muy sencillo para llevarse el Grande Premio Linneo de Paula Machado (G3-2000 m, césped pesado) y así permitirle al ídolo Jorge Ricardo sumar una victoria más a su pila interminable, y otra copa de grado.

La yegua venía embalada con tres victorias graduales hasta tropezar al llegar cuarta en el Grande Premio Marciano de Aguiar Moreira (G2), en diciembre, pero ahora retomó la senda del triunfo con una muy sólida labor y superando por 3 3/4 cuerpos a Nude (T.H. Approval), respondiendo a los boletos mayoritarios. Al cuidado de Thiago Haidar y con Carlos Lavor en sus riendas, la defensora del Haras Kigrandi debuto el cronómetro al cabo de 1m36s370.

Head Office, por su parte, se llevó por segunda temporada seguida el Linneo de Paula Machado y pudo reencontrarse con la victoria, esa que no saboreaba desde que en mayo último se llevó el Grande Premio Sao Paulo (G1), siempre con Ricardinho como su jinete.

El cabalo cuyo propietario es el destacado futbolista peruano Paolo Guerrero (Stud Alessio & Naela), no tuvo mayores problemas para dar cuenta de Olympic Joseph (Agnes Gold) por 2 1/2 largos y tras 2m2s720, dejando quinto lejos al favorito Nautilus (Drosselmeyer).

Criado por el Haras Santa María de Araras, el pupilo de Mario André llegó a su décima conquista al cabo de 20 salidas y ahora encara de otra manera el camino hacia el intento de defender su título en la carrera más importante del turf paulista. Con experiencia, sanidad y de nuevo en la senda ganadora, será bravo adversario para el que raye.