Luchando adelante desde el salto, quedó terceró a 1 3/4 cuerpos en el Tourist Mile Stakes (G1) de Kentucky Downs, donde Flavius se impuso en el tiempo récord de 1m32s21/100

FRANKLIN, Kentucky (Especial para Turf Diario).- Ivar, el caballo brasileño que fue Campeón 2 Años Macho de 2019 en Argentina, tuvo un debut clásico formidable en las pistas de los Estados Unidos. Después de ganar en su segunda presentación, cuando se quedó con un allowance optional claiming en Churchill Downs, el hijo de Agnes Gold demostró toda su categoría en el lunes de Kentucky Downs, el hipódromo más europeo aquí.

Conducido por Joseph Talamo, el zaino fue protagonista desde la partida para quedar finalmente tercero a 1 3/4 cuerpo de Flavius (War Front) en el Tourist Mile Stakes (L-1600 m, césped, US$ 750.000 de bolsa), en el tiempo récord de 1m32s21/100, marca de la que el crédito nuestro fue en gran parte responsable.

Agil para partir, Ivar vino peleando junto a los palos con Blitzkrieg (War Front), estableciendo parciales tremendos de 22s51/100, 44s77/100 y 1m17s86/100, y al pisar la recta pudo despachar a su molesta compañía. Escarbando firme, con calidad, se aprestó a esperar por las atropelladas, siendo dominado finalmente por Flavius, uno de los candidatos en la previa. Luego, ya casi sobre el final, Snapper Sinclair (City Zip) aprovechó correr más atrás para quedarse con el segundo puesto.

“El caballo hizo un carrerón y que nos dejó muchas conclusiones positivas, la más importante el saber que está capacitado para correr en este nivel aquí”, contó, feliz, Beto Figueiredo, manager del Stud RDI, propietario junto con el Bonne Chance Farm del crack.

Por su parte, Paulo Lobo, entrenador del doble ganador de G1 en Argentina, también hizo un balance positivo: “Rompieron el récord de la distancia y él fue quien marcó los parciales, siempre teniendo en cuenta que esta pista no es fácil para nadie. Creo que tenemos un buen futuro por delante”.

Con apenas 4 años, Ivar viene quemando etapas dentro de lo previsto. Pagó la reprise en su presentación inicial aquí, luego se sacó las ganas de ganar y ahora tuvo una primera salida en el terreno clásico de muchísimo valor, dejando atrás varios adversarios ya ganadores de grado.

Como dijo Lobo, Ivar tiene un futuro venturoso y no tardará en acercar las primeras alegrías grandes. Todo lo bueno que mostró como dos años en Palermo y San Isidro, ahora lo está ratificando en una hípica tan competitiva como la de los Estados Unidos. Imposible no ilusionarse con cosas grandes…