El hijo de Munnings mantuvo su invicto venciendo por 10 cuerpos a Pappacap y en un tiempazo; ahora irá por el Haskell Stakes (G1)

ELMONT, New York (Especial para Turf Diario).- Dentro de un sábado de actuaciones impresionantes, lo que hizo el potrillo Jack Christopher en el Woody Stephens Stakes (G1-1400 m, arena, US$ 392.000 de bolsa) fue impresionante, casi a la altura del triunfo de Flightline (Tapit) en el Metropolitan Handicap.

Invicto ahora en 4 salidas, el alazán que se perdió la Breeders’ Cup y las carreras de la Triple Corona por una lesión, no hace más que enamorar cada vez que sale a la pista. Su calidad nunca estuvo en duda, pues ya a los 2 años había exhibido todo su talento, tras debutar apabullando en Saratoga para luego llevarse con comodidad el Champagne Stakes (G1).

Pero desde su vuelta no ha dejado de encumbrarse. Primero, con su reprise en el Pat Day Mile (G2) de Churchill Downs, derrotando por 3 3/4 cuerpos a Pappacap (Gun Runner), y ahora dándole una paliza aún mayor a ese mismo rival para dejarlo a 10 cuerpos y en impresionantes 1m21s18/100.

Con José Ortíz en sus riendas, el hijo de Munnings y Rushin No Blushin (Half Ours) dejó que Provocateur (Into Mischief) se mostrara al frente por algunos metros, lo encimó en el codo y en el derecho puso sexta para desprenderse con una facilidad asombrosa.

“Me sentí muy feliz cuando recorría con tanta facilidad los últimos metros. Cuando José encontró claridad, no encontraba forma de que perdiera. Este caballo tiene un talento excepcional. Este es mi décimo quinto año entrenando y jamás tuve ninguno con tanto brillo en la arena. Me recuerda mucho a Ghostzapper (Awesome Again), en mis tiempos trabajando con Bobby Frankel, de esos que pueden correr cualquier distancia”, reconoció tras la victoria Chad Brown, su preparador, que también tiene a su cargo a Early Voting (Gun Runner) y Zandon (Upstart), el ganador del Preakness Stakes (G1) y el segundo en el Kentucky Derby (G1), respectivamente.

Ahora para Jack Christopher se aproxima el que será su primer desafío con dos codos, pues Brown contó que planea presentarlo en el Haskell Stakes de Monmouth Park, sobre 1800 metros el 23 del mes próximo. “Me enfocaré en tratar de mantenerlo sano y allí iniciaremos el camino hacia su próxima actuación”, sumó el profesional.

Lo de Jack Christopher fue para sacarse el sombrero, tanto como para considerarlo el mejor 3 años peso por peso.