Irregular, pero muy corredor, el hijo de Fortify fue una de las figuras de la tarde de viernes en Palermo; el 3 años Señor Chapa (foto) repitió en la recta y Moncelise volvió a cruzar adelante…

Fueron varias las condicionales que dieron que hablar durante la jornada del viernes en el Hipódromo Argentino de Palermo. Una de ellas, el premio Botafumeiro, midió caballos de 4 años titulares de 1 ó 2 victorias sobre 2000 metros y en la arena, con clara proyección hacia categorías superiores.

Allí volvió por sus fueros el desparejo Jenofonte Stark, tan capaz de ganar bien en serio como ahora, como de quedar lejos ante los mismos rivales en la siguiente. Pero, como se sabe que a los caballos hay que medirlos por las buenas, la actuación del hijo de Fortify fue como para que la gente del Stud Los Betos y Gustavo Scarpello, su entrenador, vuelvan a consultar el cronograma clásico.

Conducido por Brian Enrique, que se lució cosechando un triplete que lo dejó más cerca de sus primeros 1000 triunfos (está en 977, para ser exactos), el zaino vino último durante la mayor parte del recorrido, atropelló abierto en la recta y dominó fácilmente frente a las tribunas, superando por 4 cuerpos a Mclain (Sigfrid), el favorito, en la atendible marca de 2m1s69/100.

Criado por el Haras Alborada, y en Stormy Creepada (Bernstein), el grandote Jenofonte Stark (pesó 524 kilos) suma ahora 3 victorias sobre 13 salidas y poco a poco va madurando en pos de convertirse en ese buen caballo por el que siempre lo tuvo Scarpello, que por algo se animó a correrlo el Gran Premio Nacional del año úlitmo, donde, desgraciadamente, sufrió una pequeña lesión.

Más temprano, entre potrillos de 3 años titulares de 1 triunfo se resolvió el Premio Papusa, sobre el kilómetro de arena, donde Señor Chapa dio el golpe repitiendo a sólo 13 días de haber salido de perdedor. El hijo de Señor Candy y Guanay (Pure Prize) que crió de forma particular Santiago Martínez de Hoz y corre para la caballeriza El Alba superó por 1 cuerpo a Acero Toledano (Angiolo), deteniendo el cronómetro en buenísimos 54s94/100. Al cuidado de Diego Fumero, fue conducido por Rodrigo Bascuñán.

En tanto, en el inicio de la jornada, el 5 años Monselice dio otra justa razón sobre la paciencia de su gente por esperarlo varios meses, repitiendo la actuación de su reprise y ganando con mucha solvencia. Fue en los 1400 metros del Premio Montaraz, donde el hijo de Easing Along y la clásica Magic Sale (Not for Sale) del Stud Rubio B. batió por 3 cómodos cuerpos a Soy Mapuche (Cosmic Trigger), marcando un tiempazo de 1m21s19/100 para la distancia.

Gran favorito en el totalizador, Monselice vino corriendo a la expectativa y por los palos, cargó abierto en el derecho y de los 200 metros al disco se desprendió de Soy Mapuche, rematando con potencia. Con sus 5 años, y entero, el zaino parece tener todavía más por dar, con la fortuna de contar aún con más pasos condicionales sobre los que seguir tomando confianza antes de intentar en alguna categoría superior.