El caballo brasileño criado por el Haras Santa María de Araras se impuso de punta a punta con un Julio C. Méndez brillante

MONTEVIDEO, Uruguay (Especial para Turf Diario).- El Gran Premio José Pedro Ramírez (G1) tiene un candidato. Se llama Join Battle, que este domingo fue la gran figura de la jornada en el Hipódromo Nacional de Maroñas venciendo por segunda temporada consecutiva en el Gran Premio Comparación (G3-2400 m, arena), en la previa a la gran fiesta que se viene el 6 de enero.

Tras pagar la reprise con una buena labor en Las Piedras, el caballo brasileño volvió a mostrarse a sus anchas para sacar adelante un final peleado superando por medio cuerpo a Pluto (Discreetly Mine) y defendiendo el favoritismo en que lo ungió el público, con lo que ahora encarará el “operativo revancha”, pues fue tercero en la última edición de la carrera más importante el 6 de enero.

El hijo de Catch a Flight y Tarry Town (Wild Event) criado por el Haras Santa María de Araras y que corre para la caballeriza Vincere, tuvo un socio ideal en el jockey Julio César Méndez, que graduó sus energías con categoría, primero soportando el asedio del tordillo Olimpo MT (T.H. Approval) y luego la atropellada de Pluto, compañero de aquél, que no pudo con el valiente puntero.

Después de 2m30s64/100, en pista seca, Join Batltle quedó en inmejorable posición para ser cabeza de la delegación local hacia el Ramírez, donde se habla de la muy probable presencia del potrillo argentino Ever Daddy (Daddy Long Legs), heróe en el Gran Premio Nacional (G1) de Palermo.

El héroe del domingo en Maroñas había estado más de 10 meses sin correr antes de reprisar llegando tercero en el Clásico Aniversario del Hipódromo de Las Piedras, en la cancha alternativa del Uruguay y donde había sido el mejor entre los de su generación, venciendo en el Gran Premio Jockey Club, en el Comparación y también en el Gran Premio Batalla de Las Piedras (G3).

La nota triste del Gran Premio Comparación la dio el argentino Roundofapplause (Fortify), último héroe del Ramírez y que fue desmontado en la pista por Federico Olivera, su jockey, por problemas físicos.