El astro brasileño será parte este viernes del International Jockey Challenge en Riyadh, como parte del festival de la Saudi Cup

Por Diego H. Mitagstein

Jorge Ricardo disfruta cada momento de su estadía en Riyadh, invitado especialmente para ser parte este viernes del International Jockey Challenge. Ningún jinete en la historia del turf ganó tantas carreras como él (13.060, para ser precisos), y ese es un récord que todos respetan y admiran.

Queda claro en Arabia Saudita, y no sólo por el convite en sí, sino por lo que la presencia del carismático brasileño genera, recibiendo saludos y sacándose fotos con todos, siempre con esa sonrisa generosa a mano, una marca registrada en su vida, tanto como cruzar el disco adelante.

A sus 59 años está en un momento sensacional. Ganando a lo loco en su país, donde volvió en diciembre tras un largo tiempo compitiendo en Argentina, ahora está ante un placer enorme, donde compartirá cartel con varias de las fustas más calificadas del mundo, como John Velazquez, William Buick o Holly Doyle.

Cuenta, entusiasmado: “Es una experiencia fantástica. Es algo inolvidable estar presente en un evento como la Saudi Cup, la carrera más cara en la historia. Estar aquí en medio de tanta gente importante, jockeys, cuidadores, caballos excepcionales. A esta altura de mi vida, que no se cuanto me queda en la profesión, estar acá y recibir esta invitación es un honor, una oportunidad única que me propuse disfrutar al máximo”.

Se le pregunta Ricardinho sobre el King Abdulaziz Racecourse, su punto de vista en comparación con tantas otros escenarios en los que compitió y explica, con lujo de detalles: “El hipódromo es lindísimo, la cancha es muy buena, la arena de primera, ancha, elástica, con unas instalaciones espectaculares. Con gimnasio, con restaurante, de todo. La verdad que es un hipódromo de otro mundo que viene creciendo y que no dudo en ubicar entre uno de los más lindos que conocí, destacando además que me han tratado de maravilla, con mucho cariño”.

El International Jockey Challenge, donde Jorge Ricardo tendrá 13 “rivales” consta de cuatro competencias (cada una con 100.000 dólares en premios) y tiene una bolsa a repartir de 100.000 dólares. ¿Cómo son sus montas? Dice Jorge: “No conozco obviamente los caballos, aunque me parece que son regulares, no se cuántas posibilidades tendrán. Me voy a poner a estudiar. En general son caballos de 6 años y van pesados. Es algo que nos pasa a todos, por lo que no habrá ventajas y en la cancha se verá nuestra suerte. Será parejo. Sólo espero que todo salga bien y que tenga una buena participación, si llegan los resultados, mucho mejor. Estoy confiado en que voy a tener un buen papel.

La visita a Riyadh le permitió al carioca tener contacto con muchos de sus colegas más populares e, incluso, recibir invitaciones para correr más adelante esta temporada en España o Italia, por caso; estar abre puertas sin dudas.

“Estuvimos con Cieren Fallon, con Olivier Peslier, con muchos jinetes locales… Y varios faltan llegar. Me recibieron en gran forma y nos sacamos muchas fotos. Hay mucha pasión hípica, un lindísimo ambiente. Todo está dado para que se viva una gran fiesta y estar presente, vale que lo recalque, es una gran alegría y un orgullo grande”, añade el jockey, sobre el cierre de la charla, mostrando unas hermosas botas que le regaló la organización.

Jorge Ricardo está viviendo una inexperiencia inolvidable, de esas que a cualquier profesional le gustaría protagonizar. En la etapa final de su campaña el turf y los caballos siguen llevándolo a lo máximo, al tope. No hace falta decir que se lo ganó sobradamente, apoyado en una pasión única, en un corazón enorme y en su clase.