La campeona argentina perdió por medio cuerpo ante Naval Laughter en el Modesty Stakes (G3) y le apunta al Beverly D. Stakes (G1)

ARLINGTON HEIGHTS, Illinois (Especial para Turf Diario).- Para la campeona argentina Joy Epífora poco a poco las cosas se van encarrilando en los Estados Unidos. Y la muestra más clara la dio este sábado en Arlington Park, donde estuvo muy cerca de ganar el Modesty Stakes (G3-1900 m, césped, US$ 100.000 de bolsa), pues escoltó desde apenas medio cuerpo a Naval Laughter (Midshipman), la sorpresiva ganadora.

Corrio fenómeno la alazana preparada por Ignacio Correas (h.) para el Haras La Nora, y hasta pudo haber tenido una posibilidad de dar más pelea si no hubiera tenido que cambiar cuatro carriles al pisar el corto derecho local para atropellar libre, incluso, corrigiendo en otro par de oportunidades.

Esta vez Joy Epífora no vino tan lejos, sino que Declan Cannon la trajo alternando la cuarta y quinta colocación, como para que su golpe de velocidad no tuviera que ser tan largo. Siempre por dentro y sin tener un metro, buscó el centro de la pista y arrancó fuerte, pero Naval Laughter ya había sacado ventajas imposibles de descontar, bien guiada por Sophie Doyle.

Venía de una muy buena carrera en un duro allowance optional claiming de Churchill Downs la hija de Fortify, cuando fue también segunda, y ahora, en su primer desafío gradual en las pistas del norte quedó a las puertas de alcanzar su primera victoria allí, respondiendo al buen andar que siempre mantuvo en privado y a las expectativas de su gente, que aguardaba una gestión como la que finalmente redondeó.

El Modesty Stakes es preparatorio para el Beverly D. Stakes (G1), que se correrá sobre idéntica pista y distancia el sábado 14 de agosto y como soporte del mundialmente reconocido Arlington Million (G1). Para esa carrera son 70 las nominadas, pero Joy Epífora no aparece en la nómina, aunque por su segundo lugar del sábado quedó automáticamente invitada. Según anticipó Correas, la idea, si todo sigue bien, es estar presente. Y con una gran ilusión de por medio.