La hija de Fortify, adquirida por la cabaña en la liquidación de La Biznaga, se quedó con el Clásico Espirita (L)

Las rachas hay que aprovecharlas. Y vaya si el Stud-Haras San Benito está sacándole réditos a los vientos de triunfo que lo acompañan en las últimas semanas. Andrés Basombrío y todo su equipo lo saben: cuando se está de buenas hay que sumar, por más que en el caso de la chaquetilla rosa, azul y blanca el tema de cruzar adelante sea una sana costumbre desde hace muchos años.

Otro clásico agregó la divisa a su torrecita, ahora de la mano de la linajuda Joy Nima (53 kg.), que le dio un salto de calidad a su campaña imponiéndose en el Clásico Espirita (L-1800 m, césped normal), la otra prueba fuerte del muy entretenido sábado que ofreció el Hipódromo de San Isidro, y donde superó por 1 cuerpo a Joy Velika (Fortify, 58), en un meritorio 1-2 para Fortify (Distorted Humor), el padrillo que sirve en Vacación y que se hizo grande en La Biznaga, justamente donde nació la ganadora.

Joy Nima fue uno de los destetes que Basombrío eligió para sumar en la liquidación de la cabaña de Charly Blaquier, adquiriéndola finalmente por 51.000 dólares, pensando en el doble propósito de disfrutarla en las pistas y luego sumarla al plantel de yeguas madre del haras, pues genéticamente era una joya. Y vaya si la historia salió bien, pues en el Espirita mostró fuerza para rematar, quedarse con el triunfo y darle la tan preciada mayúscula negrita a su nombre en los catálogos, con la ilusión de que sus números sigan mejorando, pues tiene apenas cuatro años y mucho camino por recorrer.

La madre de Joy Nima es Stormy Ninguna (Bernstein), ganadora del Clásico 1000 Guineas (G1) y propia hermana de las también titulares de G1 Stormy Niña y Stormy Nimble, otras dos notables reproductoras, como así también hermana materna de Dale Niñera (Dalhart), el vientre de la campeona Joy Nikita (Fortify). Todos desprendimientos de la fenomenal Nipona (Babas Fables), que llegó a La Biznaga desde la liquidación del Haras Ojo de Agua.

Joy Nima sumó su mejor triunfo, le dio otra alegría grande a su gente y enfrenta el último trimestre de la temporada con un buen panorama para seguir mejorando y aspirar a rendir de igual manera ahora en los turnos graduales.