La hija de Fortify sobresale en el tradicional clásico para yeguas fondistas que se resolverá hoy en Palermo

No tendrá demasiadas luces la jornada prevista para esta tarde en el Hipódromo Argentino de Palermo, con un marco condicional flojo, pero la disputa del Clásico Ignacio e Ignacio F. Correas (G2-2500 m, arena) es suficiente motivo como para darse una vuelta por el centro y disfrutar de una de las carreras con historia más fuerte en el calendario de las yeguas fondistas.

Uno de los grandes premios que perdieron esa condición en los años cercanos, no tuvo demasiada repercusión a la hora de las anotaciones, pues sólo siete participantes se harán presentes para luchar por la copa, la gloria y los 650.000 pesos en premio destinados a la ganadora.

Parece una linda oportunidad como para que Joy Revolucionaria regrese a la senda ganadora en su reencuentro con Pablo Falero, el jockey que la entiende a la perfección y con el que consiguió sus tres triunfos tras ser adquirida por sus actuales propietarios (uruguayos ellos) en la venta liquidación del Haras La Biznaga.

Atendida por Miguel Cafere, la hija de Fortify y Stormy Recap (Bernstein) salió de perdedora sobre esta misma pista para luego sumar otra dos victorias, incluido el Handicap Seductor. Su primer intento gradual llegó el Clásico Partícula (G2), cuando Juan C. Villagra reemplazo a un Falero accidentado, terminando tercera a 5 3/4 largos de Descubrime (Equal Stripes).

Esa tarde terminó segunda French Beach (Treasure Beach), 3/4 de cuerpo por delante de Joy Revolucionaria, un marcador que podría darse vuelta ahora. De El Gusy, viene creciendo la pupila de Carlos D. Etchechoury, también sabedora de lo que significa ganar en la tierra porteña.

Compartiendo entrenador con la anterior, Moon of the City (City Banker) llega a su desafío  más trascendente entonada por dos muy buenos éxitos condicionales. En su quinta salida abandonó la última de las categorías por 2 largos, para repetir de inmediato y por idéntico margen, siempre moviéndose de menor a mayor y rematando con mucha potencia. Va ahora a los 2500 metros y ese será otro desafío para saber hasta dónde es capaz de llegar.

La tercera carta de “Dany” Etchechoury en el Correas es La Limeñita (E Dubai), ni más ni menos que la ganadora de la edición anterior y que vuelve al ruedo luego de casi 10 meses de inactividad, despidiéndose con sendos fracasos en los clásicos La Mission (G2) y Chile (G3).

La única titular de G1 en el lote es Manuca Rosalina (Manipulator), heroína en el Gran Premio Selección de Potrancas (G1) de 2018 en el Bosque, pero que esta temporada no conformó en sus dos salidas hasta el momento. Llegó cuarta reprisando y luego quinta en el Gran Premio Estrellas Distaff (G1).

La breve lista la completan Rue Chambiges (Sixties Icon) y Berry Press (The Berry), aquella de roce amplio en las largas para yeguas y la restante con el inmediato antecedente de haber salido de perdedora sobre 1800 metros con cierta facilidad. Para ambas la mejora deberá ser grande como para pretender acceder a una de las posiciones principales al final del cuento…