Plan ideal el de acercarse hasta Libertador y Dorrego; el Clásico Día de la Bandera, pico máximo de atención

Feriado, sol y carreras en Palermo, un plan perfecto. Entretenido programa propone para este jueves el centro, con varias condicionales para dos años, el Clásico Día de la Bandera (1200 m, arena) y una interesante dotación de 1.170.000 pesos en incrementos, como para empujar las apuestas a producir otra recaudación destacada, una constante al cabo de las últimas dos semanas.

Para caballos desde los 4 años y bajo escala de peso por edad, la central exhibe un grupo breve y parejo de anotados entre los que sobresale Misael (foto), el hijo de Grand Reward del Stud San Lorenzo que conoce a la perfección “el paño”.

Con Luciano Cabrera comprometido para conducirlo, el candidato viene de una muy buena gestión en el Handicap El Garufa, cuando escolto desde sólo medio cuerpo a Full Start (Jump Start), dejando atrás al siempre bravo View On the Top (Seattle Fitz).

Acostumbrado a pelear por la victoria desde temprano, tendrá un rival de riesgo en Don Trueque (Orpen), otro ejemplar de mucha experiencia en este nivel, siempre con una linda irregularidad como punto favorable. 

El mismo Full Start fue verdugo del crédito de la caballeriza Castañón hace un mes y medio, cuando lo superó por media cabeza en el Clásico Adolfo. P. Giovanetti, quedando a sus patas Tamagochi (Manipulator) y Endler (Cima de Triomphe), aunque bien cerquita.

Otro al que le gusta “ventearse” adelante es Deluminator (Don Valiente), que vuelve a la acción luego de algunos meses con el antecedente más cercano de haber quedado quinto de Surfer (Pure Prize) en el Handicap Dancing Moss.

Corrió bárbaro en La Plata J be Tom (J be K), aunque aquí parece enfrentar adversarios de otro nivel, mientras que el importado El Gran Enemigo (USA-Malibu Moon) acaba de llevarse con claridad una dura condicional.