La hija de Full Mast aparece como máxima candidata para ganar el Handicap Perrier, que se resolverá sobre 1200 metros en la arena

La mayoría de las jornadas de semana en los principales del país se están convirtiendo en un suplicio, con proliferación de carreras de mala calidad, imposibles de atraer público más allá del habitué. Por esa línea irá otra vez la cuestión hoy en el Hipódromo de San Isidro, donde lo más trascendente lo aportará el Handicap Perrier, que sobre 1200 metros y en la arena enfrentará yeguas de 5 años y más edad por un premio para la ganadora de bajísimos 1.480.000 pesos, unos 1000 dólares tras los descuentos.

Son apenas 7 las confirmadas, dando forma a un grupo que irá en composé con la fecha en general y donde Jumpy Spring tiene la oportunidad de hacer pesar su mayor y mejor experiencia, más allá de tener que cargar el peso máximo de 59 kilos.

La hija de Full Mast, que supo ser segunda en el Gran Premio Félix de Alzaga Unzué (G1) de 2022, corrió hace 11 días, terminando cuarta a sólo 1 3/4 cuerpo de la potranca Sibenik (Full Mast) en el Clásico Francia (L), y dándole amplia diferencia de kilos a sus rivales.

En su camino se cruza con una Mar de Flores (Master of Hounds, 55) que irá bastante más liviana y llega entonada después de dar la sorpresa en el Handicap El Centauro de Palermo, sobre el kilómetro y de recta. Con repetir esa labor, estará definiendo.

Antes de fallar allá por noviembre en el Clásico Municipalidad de Dolores, en Dolores, Delicada Bomb (Hit It a Bomb, 54) le había ganado aquí a la enrachada La Vizcocha (E Dubai), por lo que conviene no olvidarla, mientras que tanto Halo Rose (Sabayón, 52) cuando La Mejor Cosecha (Lizard Island, 53) van livianitas y están corriendo bien.  Bally Boss (Holy Boss, 54 1/2) y Sweet Lot (Sir Winsalot, 54) son las otras dos participantes, ya con rótulo de sorpresas grandes.