El hijo de The Leopard ratificó su notable actualidad con una victoria por 5 1/4 cuerpos sobre el brasileño Mapa Mundi

Justice Cat llegaba a la versión 2022 del Gran Premio Maroñas en un momento óptimo, con resultados alentadores como carta de presentación y un andar en privado sobresaliente, tal como varias veces en los días previos lo destacó en sus redes sociales “Tic Tac” Rodríguez, el querible cronometrista de Maroñas. A la hora de la verdad, lo del hijo de The Leopard fue sobresaliente, alcanzando la mejor victoria de su ya de por sí excelente campaña y transformándose en un heredero en el liderazgo de la media distancia local.

De tan sencillo que resultó su triunfo, pareció estar en otra categoría. No es fácil resolver con semejante claridad una carrera tan complicada, pero para el zaino del Stud Tata Martín todo fue un trámite. Al galope se mantuvo cerquita del puntero Bang Bang Boom (Christine’s Outlaw) hasta el derecho, y cuando ya estaban frente a las tribunas se tomó las cosas un poco en serio, dominó en dos saltos y se separó del resto casi como si corriera solo.

El brasileño Mapa Mundi (Cape Town) ensayó su atropellada desde el fondo, pero sólo pudo remontar hasta el segundo lugar, arribando a 5 1/4 cuerpos del ganador, que a esa altura ya estaba en otra cosa. A otros 2 largos, Nathan (Agnes Gold) completaba la trifecta, todo tras 1m35s24/100.

Preparado por Luis Belela, Justice Cat llevó en sus riendas a Javier Pérez, habiendo nacido en el Haras Santa María de Juncal y teniendo por madre a la brasileña Justflylow (Royal Academy), que ya antes había dado otro muy buen caballo como el múltiple ganador clásico Duro de Matar (Salto), su primera cría aquí.

“Realmente estoy muy emocionado, porque llegar a un G1 no es fácil y todos quienes estamos en el turf lo sabemos. Encima, tener la suerte de ver correr a Justice Cat como corrió es emocionante. Es un sueño hecho realidad y lo pude disfrutar con toda la familia. El desempeño del caballo ha crecido constantemente; en un momento, pensamos que era más pastero, pero quedó demostrado que es muy versátil y en la distancia puede correr en cualquier lado”, contó Daniel Presa, su propietario.