Debutó en el modestísimo hipódromo de Almaty y ahora el hijo del crack California Chrome se hizo de G1 llevándose el Maktoum Challenge en Meydan, Emiratos Arabes Unidos

DUBAI, Emiratos Arabes Unidos (Especial para Turf Diario).- Hace ya un par de décadas, la historia del crack argentino Candy Ride recorrió el mundo. Desde su debut en la arena de General Cabrera, Córdoba, tuvo la calidad para luego conquistarlo todo hasta convertirse hoy en una figura interplanetaria.

Pues bien, varios paralelos pueden trazarse con Kabirkhan, el brillante ganador que tuvo este viernes en Meydan el Al Maktoum Challenge (G1-1900 m, arena), clasificándose para la Dubai World Cup (G1) de marzo próximo, en una carrera donde el uruguayo Atlético El Culano (Alcorano) careció de empuje hasta terminar sólo séptimo, lejos, y en la que el chileno First Constitution (Constitution) llegó octavo tras marcar el camino.

Hijo del crack California Chrome, el video de su debut victorioso en el modesto Hipódromo Almaty de Kazajistán dio la vuelta al mundo un rato después de hacerse famoso en la fastuoso cancha local. En lo que podría haber sido cualquier óvalo cuadrero (y de los más flojos) de Argentina, el alazán abría su campaña venciendo a sus únicos 2 rivales, y nada podía hacer pensar que llegaría tan lejos.

Sin embargo, otra historia linda empezó ese día, que ahora se hace conocida a nivel mundial gracias a su aplastante victoria por 4 3/4 cuerpos sobre Franz Strauss (Golden Horn), guiado con confianza plena por Patrick Dobbs y bajo la preparación de Doug Watson, el estadounidense que desde hace muchos años es figura aquí. En la cancha donde su padre se llevó la World Cup, el alazán que se le parece muchísimo desde lo físico, aspira a repetir ese lauro, defendiendo los colores de Tlek Mukanbetkaliyev, los mismos de siempre.

Kabirkhan fue adquirido en 12.000 dólares durante las ventas de septiembre en Keeneland, y ganador 8 de sus 9 actuaciones en Kazajistán y Rusia -sólo perdió en el Russian Derby-, provocó grandes elogios por parte de Watson: “Probablemente sea el mejor caballo que entrené para correr 2000 metros. Ahora veremos qué quieren hacer sus propietarios, pero estoy orgulloso de poder entrenarlo y feliz por toda la gente en Kazajistán”.

Otra historia de película. Una más…