Kameko dio el golpe en las QIPCO 2000 Guineas inglesas

464

El hijo de Kitten’s Joy fue imparable cuando se abrió paso para atropellar y derrotó por el pescuezo a Wichita; el campeón Pinatubo llegó tercero y perdió el invicto

La tarde que prometía ser la consagración definitiva de Pinatubo como un potrillo de otro planeta, terminó con el hijo de Shamardal perdiendo el invicto ante la imparable atropellada de Kameko, a la postre, el gran héroe que tuvo la versión 2020 de las QIPCO 2000 Guineas (G1-1600 m, césped), en la cancha de buena a firme de Newmarket.

Hijo de subvalorado pero enorme padrillo Kitten’s Joy, el zaino del Qatar Racing limited voló desde la mitad del grupo de los 400 metros al disco para trepar hasta la cima del ranking de los 3 años en Inglaterra, cortando el vuelo de Wichita (No Nay Never) por el pescuezo, con el enorme favorito en tercero a 1 cuerpo, esta vez, sin esa explosión que lo había hecho famoso la temporada anterior.

Fue justamente sobre el cierre de 2019 que Kameko encendió la luz de alerta como que había que seguirlo de cerca. Había mostrado las garras con un par de placés en pruebas secundarias -el Juddmonte Royal Lodge Stakes (G2) y el Betway Solario Stakes (G3)-, y dado el salto de calidad el 1 de noviembre, en el último G1 del calendario británico, cuando en la pista sintética de Newcastle se llevó el Vertem Futurity Trophy Stakes (G1).

Atendido por Andrew Balding, encontró en el talentoso Oisin Murphy a su socio ideal, capaz de tirar a la cancha de al lado a varios rivales cuando debió abandonar una posición interna para buscar la mitad de la cancha en pos de atropellar con todo.

A esa altura, Wichita contenía a Pinatubo, que antes era obligado a “mover” donde no debía para escapar del asedio de otros dos “Ballydoyle’s Boy”, que le corrieron la carrera para sus compañeros. Si bien allí gastó energías importantes, dio la sensación de que de todas maneras el crack no estuvo en su nivel, cansándose de los 200 metros al disco.

Por un momento Frankie Dettori se ilusionó en ganar su segundo Classic para Aidan O’Brien con Wichita, pero cuando Kameko apareció en escena fue “game over”.

Nacido en los Estados Unidos, Kameko tiene por madre a la irlandesa Sweeter Still (Rock of Gibraltar), ganadora del Senorita Stakes (G3) en Hollywood Park y hermana materna de Kingbarns (Galileo), titular a los 2 años del Racing Post Trophy (G1); y de Belle Artiste (Namid), que se impuso en el Derrinstown Stud One Thousands Guineas Trial Stakes (G3). Su familia materna es la misma del G1 Danish (Danehill).

Noticia en desarrollo