Los pedigrees nuestros aparecieron en los principales precios de la primera gran subasta de la temporada en los Estados Unidos

La Venta Mixta de Enero en Keeneland terminó este viernes en el tradicional recinto de Lexington entre caras alegres y una sensación de que el mercado de los caballos de carrera puede tener en 2022 otra temporada interesante.

Al cabo de 4 días de acción, si hubo un dato sobresaliente fue lo firme que se mostraron los compradores, dejando cifras importantes en cada uno de los días y redondeando un balance que en los números estuvo por delante de lo ocurrido hace 12 meses, con el detalle para nada menor que aquella vez todo se potenció de la mano de las liquidaciones del stock de Paul Pompa Jr. y del Sam-Son Farm.

Los 1013 ejemplares que finalmente terminaron negociándose produjeron una recaudación de 46.341.100 dólares, un 1,8 por ciento de aumento en la comparación; en lo que a promedio se refiere, esta vez fue de 45.746, con una baja del 3,23 %, mientras que la media alcanzada estuvo en el orden de los 20.000, subiendo un 33,33 por ciento e igualando los récords de 2014 y 2019.

“La Venta de Enero no hizo más que darle continuidad al momento que se vivió antes en septiembre con los yearlings y en noviembre con nuestra gran venta mixta”, contó Shannon Arvin, Presidente y CEO de Keeneland, feliz. “Agradecemos la cooperación de nuestros vendedores y de nuestros compradores cuando el tiempo nos obligó a ajustar las fechas para mantener a los caballos y a la gente a salvo y que los consignatarios tuvieran el tiempo suficiente de realizar muestras efectivas. Pero el atraso no redujo el entusiasmo en invertir en sangre pura de carrera y así poder participar de esta industria increíble”, sumó.

Por su parte, Tony Lacy, Vice Presidente de Ventas de Keeneland, agregó: “Estamos muy, pero muy satisfechos con la subasta. El mercado siguió competitivo, con precios altos y buen promedio, y todo ayudó a tranquilizar a mucha gente que estaba algo nerviosa por tratarse del inicio de la temporada de ventas. Esto los hará ver el futuro con positividad para lo que se viene, e invertir… El mercado está firme, sin tantas subidas y bajadas. La demanda es fuerte, con muchos oferentes por cada caballo. Los precios son creíbles y sustentables”.

La Venta Mixta de Enero en Keeneland tuvo compradores provenientes de 16 países, entre ellos, Irlanda, México, Arabia Saudita y Corea del Sur, y no es para nada menor el dato de que los 15 precios máximos fueron adjudicados a 13 clientes distintos.

Para Sudamérica y la Argentina, no pasa por alto que el precio más elevado de la subasta haya quedado para Princesse Lele, una hija de Quality Road y la ganadora de G1 Carina Mía, esta a su vez con Miss Simpatía (Southern Halo) como madre, yegua criada por el Haras La Quebrada y de la familia de Miss Linda (Southern Halo) y Miss Match (Indygo Shiner). 

Three Chimneys Farm fue su comprador, en 750.000 dólares. En tanto, Carl y Yurie Pascarella terminaron desembolsando 700.000 dólares por el invicto Belgrade (Hard Spun), y que terminó siendo el segundo registro máximo.

Además, la generosa Co Cola, madre de la G1 Search Results (Flatter) e hija del crack argentino Candy Ride, terminó subastándose en 600.000 dólares, mientras que un “short yearling” por el Leading Freshman Sire Gun Runner, también por Candy Ride, fue el más caro en ese segmento, completando una subasta que tuvo mucho toque argentino y sudamericano entres sus precios máximos.