El crack estadounidense, que el sábado correrá la Pegasus World Cup, recibió el reconocimiento mediante una ceremonia virtual que se realizó en el National Hors Racing Museum de Newmarket

El tordillo estadounidense Knicks Go fue coronado este martes como el mejor caballo del mundo al cabo de la ceremonia virtual de los Longines World Racing Awards, realizada en el National Horse Racing Museum de Newmarket, en Inglaterra, y en conjunto con la Federación Internacional de Autoridades Hípicas.

El hijo de Paynter finalizó el 2021 con un rating de 129 puntos habiendo ganado la Pegasus World Cup (G1), el Whitney Stakes (G1) y el Breeders’ Cup Classic (G1), quedando 2 libras por encima de Adayar (Frankel), Mishriff (Make Believe) y St Mark’s Basilica (Siyouni).

Knicks Go se prepara para enfrentar el sábado próximo sábado en Gulfstream Park a Life Is Good (Into Mischief) en pos de retener su título en la Pegasus World Cup, y algunos todavía especulan que antes de llegar al haras podría volver a viajar hasta Arabia Saudita a fines de febrero para buscar revancha ante Mishriff en la Saudi Cup (G1), la carrera más cara del planeta.

“Tiene mucha clase y es un caballo muy inteligente. Creo que lo que más lo diferencia de otros es su mentalidad. Es muy agresivo entrenando, lo da todo, pero cuando termina cada uno de sus trabajos se toma un respiro y se relaja. La madurez lo ayudó en todo sentido y eso fue fundamental para que tuviera una gran temporada en 2021”, comentó Brad Cox sobre el futuro padrillo del Taylor Made Farm.

La ceremonia incluyó también la coronación de Ryan Moore como el Longines World’s Best Jockey, que se decide basada en las actuaciones de los profesionales en las 100 mejores carreras de G1 a nivel mundial. Fue la tercera vez que la monta oficial de Coolmore accede al trofeo, repitiendo sus festejos de 2014 y 2016.

“Durante todo el tiempo que monté, siempre sentí que las carreras eran un deporte global y que lo más importante era ser competitivo en todo el mundo, entonces sabes dónde estás. Sólo ganas estos premios por los caballos que estás corriendo y tengo mucha suerte de poder montar algunos de los mejores caballos para algunos de los mejores propietarios de todo el mundo. No puedes hacer nada sin el caballo, así que es solo gracias a ellos”, contó Ryan Moore.

Asimismo, nuevamente la mejor carrera de la temporada fue el Prix de l’Ar de Triomphe (G1) francés, que promedió un rating de 124.75, apenas por encima de los 124.50 del Breeders’ Cup Classic (G1) estadounidense.

Ryan Moore fue el mejor jockey del mundo por tercera vez / GENTILEZA JRA