La hija de Fletcher choca con la argentina Super Nancy este domingo en la gran carrera de Monterrico

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).- Será diferente la historia del Enrique Ayulo Pardo (G1-2000 m) en comparación a lo que vimos en la Polla de Potrancas (G1) hace un mes. Siempre ha sido así, pero en esta ocasión muestra el detalle que no estará presente la heroína de la primera corona -Impredecible ha sido presentada a Muwaary (Eng-Oasis Dream) en Los Azahares- por lo que la segunda gema para tresañeras se hace una carrera abierta y pareja. Hay una favorita hasta cierto punto justificada como la dos veces ganadora clásica Kolinda (Fletcher). La reciente adquisición del Stud Jet Set -se la compró al Myrna en cifra no revelada- buscará cobrarse la revancha luego de sus dos recientes caídas en pruebas clásicas, ambas con problemas.

En su más cercana carrera, en la ‘Polla’, acusando una herida en la mano izquierda y antes, en el Hipódromo de Santa Beatriz (L), quedándose en la partida. En ambas, pese a todo, llegó tercera, atropellando. Fiel a su estilo, ‘Coco’ Salas -quien presentará a la tresañera pese a que correrá con nuevos colores- la ha seguido trabajando en aprontes cortos, evitando ‘la tendida’ que por lo general aplican otros entrenadores. Una técnica que aprendió en su periplo por los Estados Unidos y que le ha dado resultados positivos aquí.

La yegua, por lo demás, ha respondido a ese ritmo de trabajo y evolucionó en aprontes pasando de 700 metros en 43s0, en forma fácil, a 800 en 46s2 rematando de subida. Pero Kolinda tendrá ahora como pareja a una yegua que en la primera corona fue su enemiga y a la que adelantó por poca ventaja: Super Nancy (ARG, Super Saver).

La importada se mandó un carrerón la tarde de la primera corona, cuando saltó de los 1000 metros de la condicional para no ganadoras a los 1600 de un Grupo Uno y llegó cuarta, 2 1/2 cuerpos detrás de Kolinda y estando prendida desde el saque. Con un destacado apronte de tendida de 1800 en 2min02s0 rematando de subida y un final veloz de 400 en 24s1 de subida desde el partidor, buscará aprovechar la posición de los palos para intentar tener cierto control de los primeros metros o la posibilidad de colocarse rápido detrás de las eventuales punteras.

Esas punteras serían Miss Simons (Meal Penalty) y Admirable (Cyrus Alexander). La primera, en su intento de repetir el libreto que, incluso hasta la primera corona, le ha permitidono bajar del segundo puesto. Pero ahora, todo será muy distinto. Los ritmos en dos curvas son completamente diferentes y habrá que ver qué tanta capacidad de resistencia tendrá para soportar el manejo de una carrera así sobre el doble kilómetros.

Más todavía si Admirable podría regresar al libreto que le sirvió en sus primera carreras, que fue venir manejando las acciones. Basta ver que sus dos sonoras derrotas, ambas ante Impredecible y Miss Simons, fueron corriendo a la especulación, viniendo de atrás, algo que, al parecer, no le hace sentir cómoda. Con Miguel Vilcarima es probable que ahora esté más prendida desde la partida y, en lote reducido, vuelva a ser la carta peligrosa que era al inicio de su campaña.

Todo ello sin descuidar a Loco Amor (Liberal), una verdadera incógnita, pero que se ganó su derecho al protagónico. En una semana saltó de los 1.000 a los 1.400 metros y salió de perdedora. Va a las dos curvas y si heredó, como su hermana Impredecible, el talento corredor de Liberal, no tengamos dudas que será una grata revelación. Así pinta esta nueva edición de la segunda corona, con varias preguntas por resolverse y un lote de yeguas que han mostrado nivel y que este domingo saldrán a decirnos toda su verdad.

Atractivo duelo sobre el en el Oscar Berckemeyer Pazos

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).-  Las potrancas en el césped no se han dado tregua. Primero Rosamunde (Eye On Jacob), luego Raika (Pegasusbystorm) y posteriormente África (Muwaary) se turnaron el reinado de la generación en la grama, hasta que Natalie’s Joy (Minister’s Joy) apareció la tarde del Clásico Miguel Fort Magot (G3-1800 m, césped) y las liquidó a todas ellas en medio de un rush imparable.

Sin embargo, la carrera dejó sensación de que tendría que haber una revancha. Africa, la escolta de Natalie’s Joy aquella tarde, tuvo que inventarse el libreto de correr de menos a más y renunciar a su papel de puntera, además de abrirse en la recta final. Detalles que, para muchos, fueron decisivos en el resultado, más todavía si solo fue un cuerpo de separación entre ambas.

Ahora, en 2000 metros y pegada a los palos, la ‘negra’ del Stud Santa María, tratará de vengar cara su derrota frente a la cariblanca del Stud Lanesborough. Sin embargo, las que llegaron a continuación, Taylor (Muwaary) y Motoneta (Power World) tampoco lo hicieron tan atrás, a 2 y 2 1/4 cuerpos, respectivamente, por lo que también querrán reclamar revancha. Y eso sin dejar de mencionar a Karol G (Minister’s Joy), Raika y Rosamunde, que llegaron a continuación, y que esta vez van a todo o nada. Shiba (Yazamaan) es caso aparte.

Fue la favorita del Miguel Fort Magot (G3), pero el infortunio la rodeó esa tarde con la caída de su jinete Roy Melgarejo, quien ahora repite sobre la pupila del Stud La Libanesa en busca de confirmar por qué era la más jugada en aquél clásico.