Guillermo Liberman, propietario de la cabaña, y los planes con Ajuste Fiscal en Dubai y sus potrancas en los Estados Unidos

Guillermo Liberman confiesa que hace varios días ya que no se pone un jean; la cuarentena lo tiene “ocupado” con cuestiones familiares y atendiendo sus negocios a distancia, pero también ilusionándose con la nueva faceta internacional que está enfocando con el Haras de la Pomme, cuya propiedad comparte con Samuel, su padre.

La cabaña que crió campeones de la talla de Gentlemen (Robin des Bois), Asidero (Fadeyev), Painter (Robin des Bois), Subversión (El Basco), Tocopilla (El Basco), El Florista (El Basco), Winning Prize (Pure Prize), La Extraña Dama (Catcher In the Rye), El Sultán (Morning Bob) o Miriñaque (Hurricane Cat) -la lista es realmente interminable…- hace tiempo tomó el camino de privilegiar la calidad por sobre la cantidad, trasladando ese plan a sus bases en Argentina y el Uruguay y, ahora, extendiéndose a los Estados Unidos, como en aquellos tiempos de Painter y Asidero, y también con el plan de llevar a su crack uruguayo Ajuste Fiscal a Dubai para animar el Carnaval Internacional del año próximo.

Sobre esta última idea es el arranque de la charla. Guillermo cuenta: “La verdad que al principio la idea no me convencía demasiado, pero Antonio Cintra hizo que finalmente me cerrara. Fue 4 veces ya a competir en el pasado, conoce el sistema. Como la cuarentena allá se abre el 1 de diciembre, no das muchas ventajas, porque todos tienen que pasar por lo mismo. Después, todo dependerá del caballo y de la competencia, pero estar allá también te abre un mercado”.

Luego, suma: “Después de la experiencia en el último Latinoamericano, en el que llegó quinto pese a que no se sintió cómodo en la pista, nos entusiasmamos más todavía con la posibilidad de una campaña internacional para él”.

Al margen de sus caballerizas en Buenos Aires y Montevideo, donde actualmente se encuentra Ajuste Fiscal, de La Pomme y los Liberman apostaron otra vez grande al mercado de los Estados Unidos, donde, como él mismo dice, “Hoy tenemos 5 yeguas…”.

Por un lado está La Extraña Dama, la hija de Catcher In the Rye que le dio a su familia y a su haras una foto inolvidable en el Gran Premio 25 de Mayo (G1) y que acaba de parir a su primera cría, una bellísima potranca por Candy Ride con la que ya todos se ilusionan en su equipo.

Pero la visión de futuro va más allá del Greenfield Farm donde hace boarding la campeona con su cría, hoy tiene 3 potrancas de 2 años ya galopando en Keeneland, inversiones importantes que realizó el año último y que luego serán vientres.

“Allá es otro formato. Es mucho más sencillo participar y empezar. Vas a un remate, te comprás lo que querés en una oferta gigante y si tenés yeguas pensionás. Con la ayuda de Carlos Moore, de Bruce Gibbs y de Ignacio Correas (h.) todo va yendo muy bien”, suma el criador, con una dósis importante de esperanza en sus palabras.

Ride the Plan es una de esas ilusiones. Se trata de una hija del crack Candy Ride en la ganadora de G2 Capital Plan (Rock Hard Ten), con la fenomenal Dahlia (Vaguely Noble) como tercera madre.

Otro nombre selecto es el de A Mo Triple, por el reconocido Uncle Mo en Double Tapped, una Tapit que ya produjo al G3 Majestic Eagle (Medaglia D’Oro) y a la placé clásica Double Medal (Medaglia D’Oro), pero que llama mucho la atención también por su genética ya que tiene como abuela a la G2 Fun House (Prized), que es la madre de la campeona Untappable (Tapit) y del G1 Paddy O’Prado (El Pradro).

Finalmente, el otro crédito para de La Pomme se llama Fastest Spin y se trata de una hija de Hard Spun y Dark Sky (Storm Cat), hermana de la múltiple placé de grado Sky My Sky (Bernardini) y cuya segunda madre es la G3 Media Nox (Lycius), que produjo a la G1 Nebraska Tornado (Storm Cat), al G2 Burning Sun (Danzig) y a la clásica Mirabilis (Lear Fan).

Tanto Ride the Plan cuanto A Mo Triple y Fastest Spin se encuentran al cuidado de Ignacio Correas (h.) en Keeneland, donde ya galopan juntas empezando a querer tomar fuerza.

Guillermo vive con muchísima incertidumbre esta extraña etapa de la vida de todos, sin saber qué va a pasar cuando el mundo se abra y dice: “Va a haber muchas cosas que ya no van a estar ahí y me da la sensación también de que el turf va a ser mucho más chico; sin dudas habrá que apostar a que mejore en el futuro”.

En medio de la pandemia, haciendo vida familiar, aunque siempre a la par de los negocios, Guillermo Liberman diseña un futuro bastante más internacional para el Haras de La Pomme, la cabaña que siempre tiene un crack a mano para hacerse notar.

Diego H. Mitagstein