Los caballos del Stud-Haras Phillipson alcanzaron el 1-3 en el Clásico Haras Argentinos (L)

El entrenador José Correa Aranha le cambió la cara a los caballos del Stud-Haras Phillipson, uno de las operaciones brasileñas que están radicadas en el país con más cantidad de ejemplares. Los volvió competitivos, ganadores; los transformó. Todavía no pudo sacar un Going Somewhere (Sulamani), pero sí ya se las ingenió para sumar muchísimos discos; sólo este año, ya van 5…

El más importante de la joven trayectoria del preparador por la hípica nacional llegó en el sábado de Palermo, de la mano de la atropellada del rendidor Little Vicky, que se hizo fuerte de los 100 metros al disco para batir por el pescuezo a Iker (Equal Stripes), aprovechando el trabajo de desgaste que adelante Kandango Kid (Exchange Rate), su compañero de yunta y tercero a 3/4 de cuerpo al cruzar la meta. Hijo de T.H. Approval en Pretty Bella (Nedawi), Little Vicky venía de ganar en el césped local el Clásico Tatán y ahora confirmó sus progresos, abriendo una interesante puerta a futuro en los muchos largometrajes del calendario, si es más allá de los 2000 metros, mejor todavía.

Con una escudería “usada” José Correa Aranha dio prontas muestras de que sabe perfectamente de qué se trata preparar caballos de carrera. Phillipson puede esperar por los productos que vendrán y que llevarán su sello desde el primer día, con pedigrees que invitan a pensar en las distancias largas y nombres como el de Little Vicky para disfrutar con discos fuertes la etapa actual.