El caballo de Shadwell Stable prevaleció por sobre Circus Maximus y Siskin en la gran prueba de este miércoles en Goodwood, Inglaterra

Toda la expectativa que generó en la previa encontró un correlato perfecto a la hora de la verdad. El Sussex Stakes (G1-1600 m, césped) de Goodwood dejó este miércoles un cierre fantástico, donde Mohaather encontró el mejor rendimiento de su campaña y estiró el gran momento del Shadwell Stable del Sheikh Hamdan para batir a dos durísimos rivales como Circus Maximus (Galileo) y Siskin (First Defense), el potrillo que fue favorito y que dejó su condición de invicto vendiendo cara la derrotar.

Hijo del generoso Showcasing, Mohaather no había tenido demasiada suerte cuando quedó séptimo del propio Circus Maximus en el Queen Anne Stakes (G1), pero se recuperó rápido llevándose el Summer Mile (G2), otra vez en Berkeshire. Ahora, si bien debió sortear algún que otro tropiezo, no fue lo determinante de aquella vez, pudiendo aprovechar su golpe de velocidad para hacerse dominador en los tramos finales, cortando el vuelo del “chico Coolmore”, que se mostró a la descubierta desde la misma partida, por 3/4 de cuerpo. Siskin, que largó despacio, también vino desde el fondo, aunque sin la efectividad que había encontrado en sus gestiones anteriores, para completar el podio a medio largo. Pese a caer, salió bien parado de su primer choque ante los caballos mayores.

Kameko, el titular de las QIPCO 1000 Guineas (G1) de Newmarket, fue cuarto, delante de Wichita (No Nay Never), San Donato (Lope de Vega) y Vatican City (Galileo), que fue sofrenado en el derecho por William Buick. 

Mohaather siempre había mostrado habilidad, cayendo únicamente en su debut -fue segundo- y en sus dos intentos previos en el máximo nivel, quedando quinto de King of Change (Farhh) en el Queen Elizabeth Stakes (G1) de Ascot y en el mencionado Queen Anne.

Antes del Summer Mile y del Sussex Stakes, sus otros festejos en el plano de lo gradual habían llegado en el Molson Coors Stakes (G3) y en el Watership Down Stud Greenham Stakes (G3), ambos  en los 1400 metros de césped de Newbury.

En Roodeye (Inchinor), y preparado por Marcus Tregoning, Mohaather contó con una conducción lúcida por parte de Jim Crowley, disfrutando de una temporada de alto vuelo y con la confianza en su punto máximo.

 Mohaather costó 110.000 guineas en las ventas de yearlings de Tattersalls en octubre de 2017. De nacimiento tardío (26 de abril), es propio hermano de la muy corredora Prize Exhibit, que en California, Estados Unidos, ganó el Monrovia Stakes (G2), el San Clemente Handicap (G2), el Senorita Stakes (G3) y el Megahertz Stakes (G3); y materno del placé clásico Harbour Master (Harbour Watch), y de Roodle (Xaar), madre a su vez de el notable Accidental Agent (Delegator), dueño del Queen Anne Stakes (G1).

En su pedigree materno el héroe del Sussex Stakes en su versión 2020 muestra otros nombres destacados como los de Astaire (Intense Focus), que supo triunfar a los 2 años en el Middle Park Stakes (G1); la campeona Dead Certain (Absalom), que se impusiera en el Tattersalls Cheveley Park Stakes (G1); y Primer Amor (Persian Bold), dos veces campeón millero y dos veces campeón caballo adulto en España.

La gran carrera de este miércoles en Sussex encontró en Mohaather a un sólido ganador y abre la puerta a futuras revanchas dentro de una categoría que rebalsa de figuras. Como ahora, cuando llegue el momento la escena será imperdible.

Por su triunfo el en Sussex Stakes (G1), Mohaather clasificó directamente para el TVG Breeders’ Cup Mile (G1) de noviembre próximo en Keeneland, por la vía del Challenge Series