En una tarde inspirada, el jockey guió a la hija de Sidney’s Candy al triunfo en el Handicap Pasión

En un día de inspiración absoluta, el jockey William Pereyra alcanzó el mejor de sus cuatro triunfos en la tarde de lunes de Palermo en las riendas de La Bajadita (56 kg.), sorpresiva heroína en el Handicap Pasión (1000 m), el turno más trascendente de la fecha.

Como en su meteórico paso por la condición de aprendiz, Pereyra trajo de menor a mayor a la hija de Sidney’s Candy para hacerla dar lo mejor de su parte en las dos cuadras finales, alcanzando el objetivo con 3/4 de cuerpo de ventaja sobre White Chapel (Not for Sale, 60), que se desgastó bastante luchando adelante con Zensational Won (Zensational).

Criada por el Haras La Pasión, La Bajadita aprovechó al máximo el gran momento por el que atraviesa esta temporada, al cabo de la que ya sumó tres victorias, integrando además el marcador rentado en sus otras 3 gestiones. Poco queda hoy de aquella yegua que transitó bastante tiempo por las categorías alternativas, encontrando en el paso del tiempo la madurez necesaria como para ser bastante más competitiva.

Al pescuezo, y volando en el cierre, Porá Mi (Storm Surge, 60) pagó bajar al kilómetro, mientras que a media cabeza quedó Zensational Won, en cuarto. Crazy Party (Luhuk, 57), entre las candidatas en la previa, llegó anteúltima muy lejos, perdiendo todas sus posibilidades por una pésima partida.

Atendida por Roberto C. Gregorio y defensora de la caballeriza Haras Renanclaro, La Bajadita le dio el tercer disco en la cosecha estupenda de Pereyra, que antes había conducido con idéntica efectividad a Eclipse Solar (Not for Sale) y a Secreto del Alba (Manipulator), y que luego completaría su póker en la silla de Este Es (Asiatic Boy).

La Bajadita se hizo ganadora jerárquica en el lunes de Palermo, guapeando y aprovechando este momento tan particular en su rendimiento por el que atraviesa. Siempre apostando a que el desarrollo se mueva para que su atropellada rinda frutos, la hija de Sos Muy Joven (Brancusi) se dio el gusto y aspira a seguir teniendo protagonismo a futuro en una categoría en la que todo suele ser muy parejo.