La hija de Drosselmeyer es la tercera yegua sudamericana que se impone en el historia de la carrera de Santa Anita Park, después de la chilena Tizna y de la argentina Paga

ARCADIA, California (Especial para Turf Diario).- La brasileña Jolie Olímpica se transformó este lunes en la tercera yegua sudamericana en la historia que gana el Monrovia Stakes (G3-1000 m, césped, US$ US$ 200.000 de bolsa), en Santa Anita Park. La chilena Tizna (Trevieres) lo consiguió allá por 1973, la argentina Paga (Montreal Marty) repitió la hazaña en 2001 y ahora es la estupenda hija de Drosselmeyer la que consigue vencer en tan importante lance de la velocidad californiana.

Favorita en las apuestas, la pupila de Richard Mandella fue imparable cuando avanzó en la recta, cortando el vuelo de la puntera Stealthediamonds (Unusual Heat) y conteniendo la atropellada de la australiana Oleksandra (Animal Kingdom). Paciente, había dejado que la líder volara en el “down the hill”, aguardando por aprovechar ese desgaste, como finalmente sucedió.

Triunfadora en el Las Cienagas Stakes (G3) cuando debutó en los Estados Unidos sobre idéntica distancia y pista, había cedido su condición de invicta en la milla del Buena Vista Stakes (G2). Tras esa labor, Richard Mandella, su preparador, prefirió volver atrás en la distancia y parece que no se equivocó.

Lo llamativo es que la alazana que se crió en el Stud TNT y que ahora defiende los colores del Fox Hill Farms Inc. había trascendido en la media distancia brasileña, imponiéndose en el Grande Premio Jockey Club Brasileiro (G1) y en el Gran Premio Adayr Eyras de Araujo (G2), en ambos casos en la grama de Gávea, Río de Janeiro y en el primero de ellos superando a los machos.

Jolie Olímpica batió ahora por medio cuerpo a Oleksandra, con Stealthediamonds en tercero a idéntica diferencia, todo tras 1m1s11/100, marca apenas 1/100 por encima del récord de la distancia que la propia brasileña marcó cuando se llevó el Las Cienagas.

Jolie Olímpica fue recomendada a Rick Porter, propietario del Fox Hill Farms por el agente John Fulton que, casualmente, supo ganar esta misma competencia cuando era entrenador con Fondre (Key to the Mint), en la versión de 1980, ganándole a la mismísima Terlingua (Secretariat), luego mucho más famosa por convertirse en la madre de Storm Cat (Storm Bird).

“¡Qué buena potranca! Básicamente corrió como lo había hecho en el Las Cienagas, aunque estuvo muy relajada. Está acomodándose muy bien a nuestro sistema y ahora la idea es ir a mayor distancia. Creo que en esta carrera Mike -Smith, el jockey- hubiera podido hacer lo que quisiera con ella…”, contó, satisfecho, Richard Mandella, que completó un notable fin de semana.

Por su parte, el jinete tampoco ahorró elogios para con Jolie Olímpica: “Sabemos que es muy efectiva en los tiros cortos. También estoy convencido de que correrá bien en la milla. Debería de estar lista para hacerlo con facilidad. Si uno mira su pedigree, tranquilamente podría pensar que es capaz de ir hasta los 2000 metros”.

Siendo hija de Drosselmeyer en madre Trempolino y abuela Wavering Monarch (todo fondo), nada sugería en la genética de Jolie Olímpica que pudiera poseer semejante velocidad como para destacarse en el plano gradual y en California. Sin embargo, con la hermana de la ganadora de G2 Domenica (Redattore), hay cosas que sólo se explican desde el individuo y no en los papeles…