La campeona enfrentará 7 rivales en el Apollo Stakes (G2), sobre 1400 metros de césped

RANDWICK, Australia (Especial para Turf Diario).- Winx, la fenomenal Winx, vuelve por más. Con 7 años saldrá otra vez a la cancha tratando de sumar más gloria en la que, según se dijo, será su temporada final de actuación. La hija de Street Cry correrá el sábado próximo en Randwick el Apollo Stakes (G2-1400 m, césped) y serán siete sus rivales, aunque ninguno de ellos parece en condiciones de comprometarla.

Como siempre con Hugh Bowman en sus riendas, la pupila de Chris Waller, con el rating más alto del planeta en 2018, lleva 29 victorias consecutivas y buscará ponerle números redondos a esa seguidilla fabulosa.

Winx ya ganó el Apollo en sus versiones de 2016 y 2017 y, como tantas veces, no terminó adelante en los trials de preparatoria tan típicos en esta parte del mundo. Será su primera muestra desde que el 27 de octubre último en Moonee Valley batió todos los records al quedarse por cuarta ocasión al hilo con el Cox Plate (G1). “Sentí que tenía los motores listos en sus movimientos finales previos, pero preferí no apretar el botón. En casa siempre es algo ‘tímida’, pero cuando está ante los ojos del público se transforma y le encanta llamar la atención”, contó Bowman, esperanzado.

En el camino de Winx aparece un viejo conocido como Happy Clapper (Teófilo), al que la maravillosa yegua ya batió en 9 oportunidades, siendo su mejor gestión ante la campeona cuando la escoltó desde 3/4 de cuerpo en el George Ryder Stakes (G1). Castrado y de 8 años, regresa luego de una suspensión por sangrado, infracción en la que incurrió cuando en septiembre fue quinto en el Makybe Diva Stakes (G1).