La hija de Verrazano, dueña de múltiples arrimes, se quedó este jueves con el Carlos Allende Navarro (G3), sobre 1500 metros

SANTIAGO DE CHILE, Chile (Especial para Turf Diario).- La entretenida fecha que se desarrolló este jueves en el Hipódromo Chile tuvo como gran figura a La Candonga, la potranca de 3 años que no encontró demasiados escollos para llegar a la victoria más importante de su campaña en el Clásico Carlos Allende Navarro (G3), disputado sobre 1500 metros.

Dueña de un rosario de arrimes en el segmento, por fin se le dio la hora de festejar a la hija de Verrazano, que, entre otras gestiones de valor, había sido segunda en el Clásico Haras de Chile (G2), tercera en el Clásico Fernando Coloma Reyes (G2) y cuarta en las Mil Guineas (G1).

Previa tercera en el Armada de Chile (L), la pupila de Luis Urbina tuvo un jockey inspirado (para variar…) en Jorge González, que la dejó alternando la cuarta y quinta posición mientras Muy Competitiva (Competitive Edge) trataba de unir ambos extremos.

La puntera se mantuvo hasta bien entrada la recta, pero cuando La Candonga encontró la mitad de la cancha y aceleró, se terminó la carrera. Pasó de largo y terminó llegando al discon con 3 cuerpos de ventaja sobre la vanguardista, que por 1 1/4 largo mantuvo la posición de escolta por sobre la gran favorita Duliette (Grand Daddy), inofensiva a la hora de la verdad. 

Poco se vio también de las argentinas Moana Aymar (Equal Stripes) y Candy Eyes (Equal Stripes), que llegaron cuarta (en puesta) y última, respectivamente. El tiempo de la carrera fue de 1m33s47/100, en cancha normal.

Del Stud Mercurio y criada por el Haras Paso Nevado, La Candonga festejó por segunda vez en 16 salidas y en su familia materna muestra como progenitora a la estadounidense Common Channel (Empire Maker) en la familia de la descomunal campeona Flawlessly (Affirmed) y del recordado Genial Boy (Songandaprayer), argentino de nacimiento pero Campeón Velocista aquí.

La fecha en la Palma incluyó más temprano otro clásico con el Fundación Las Rosas, donde sobre 1200 metros se midieron caballos desde los 3 años. Allí sí el preferido del público pudo dar con el blanco. Con livianos 50 kilos, fue pan comido para Grand Friend (Grand Daddy), que por 7 cuerpos apabulló a Kino (Aragorn), que iba con 58 unidades en su montura. Rafael Cisternas fue el piloto del crédito de Carlos Urbina y que corre para el Stud Xeneixe.

También hubo lugar para un triunfo argentino en las “patas” de Salón de Baile, potrillo de 3 años y que logró por fin el primer festejo, al cabo de 11 salidas. Se trata de un hijo de Violence y La Milonguera (Roy), una hermana materna de la G1 La Malpensada (Political Ambition) e hija de la campeona La Maltrecha (Mariache).