Inactiva desde hacía 4 meses, la hija de Claro Oscuro se impuso de punta a punta y vuelve a ilusionar

Desde siempre La Clota fue una yegua buena, aunque algunas intermitencias en la última etapa de su campaña hacían dudar sobre si podría recuperar ese nivel que, por ejemplo, la llevó a ganar a los 2 años los clásicos Carlos Casares (G3) y Saturnino J. Unzué (G2), a darse algunos lujos en el interior y también a conseguir la copa del Clásico Eusonio Boni (L) en La Plata.

Pues bien, tras 4 meses de inactividad, la hija de Claro Oscuro volvió de la mejor forma y dio espectáculo en el Handicap Borobeta (1200 m, arena), la otra prueba por encima del nivel común que incluyó el atípico programa de martes en el Hipódromo Argentino de Palermo.

Cargando 58 1/2 kilos y confiada a la mano segura de Gustavo Calvente, la zaina preparada por Luis Gaitán tomó la punta pocos segundos después de que se abrieron los partidores y se vino de un viaje, soportando hasta llegar la recta final el asedio de la favorita Una Causa (True Cause, 60 1/2), pero desprendiéndose con mucha facilidad frente a las tribunas.

Con andar firme, La Clota cruzó el disco con 2 1/2 cuerpos de ventaja sobre Armentarola (Catcher In the Rye, 56 1/2), con Che Mamita (Safety Check, 55 1/2) cargando abierta para ser tercera a otros 2 1/2 largos, todo en la excelente marca de 1m8s96/100, tras parciales firmes de 22s52/100 y 45s3/100.

Defensora de la caballeriza santafecina Los Hermanitos, y en la ganadora de G3 Sembladita (Emperor Richard), La Clota festejó por séptima vez al cabo de 13 presentaciones y elevó sus ganancias hasta los 11.640.618 pesos.

Ya sin la reprise de por medio, para la generosa yegua el futuro vuelve a aparecer interesnte, teniendo una campaña variada por delante en la siempre atractiva velocidad con codo.