Con un hijo de Into Mischief como precio máximo, fueron 6 los productos que se vendieron en 1 millón de dólares o más

LEXINGTON, Kentucky (Especial para Turf Diario).- La euforia tras los excelentes resultados que dejó el libro 1 de la Venta de Yearlings de Septiembre en Keeneland, se prolongó este miércoles al cabo de la tercera sesión, donde otra vez el mercado se mostró muy activo y potente, con otros 6 productos vendiéndose en 1.000.000 de dólares o más. A la cabeza de la “estadística” quedó un macho por el consagrado Into Mischief que llegó al 1.400.000 dólares, adquirido por el Oxo Equine. 

“Fue otro gran día. No es fácil tener tantos potrillos y potrancas tan caros en una tercera jornada, lo que nos lleva a los niveles que disfrutamos en 2007. El promedio y la media volvieron a estar en alza en la comparación interanual, y toda la subasta fue muy competitiva, con diversos compraadores y nuevamente vimos que los criadores más grandes y los más pequeños disfrutaron de buenos precios por igual”, dejó como balance Tony Lacy, Vice Presidente de Ventas de Keeneland.

La apertura del libro 2 dejó una recaudación total de 66.695.000 dólares, con 219 yearlings que encontraron dueño, en una suba del 9,34 por ciento con respecto a 2021. El promedio fue de 304.543 y la media estuvo en el orden de los 230.000 dólares. En el acumulado, los 439 caballos a los que se le bajó el martillo hasta el momento lograron 180.355.000 dólares, con 410.831 de promedio y 325.000 como media, todos los rubros con alzas pronunciadas respecto a lo que ocurrió hace 12 meses.

De regreso al precio máximo, que fue consignado por Summerfield para el Stonestreet Bred & Raised, se trata de la primera cría de Dawn the Destroyer (Speightstown), ganadora del Ballerina Stakes (G1).

El segundo registro más alto fue para un macho por el crack Gun Runner, hijo de Candy Ride, vendido por 1.150.000 a Justin Casse para la sociedad conformada por John Oxley, M. V. Magnier y Breeze Easy. El zaino es la primera cría de Kathballu (Bluegrass Cat), triple ganadora clásica.

Entre los hijos de yeguas sudamericanas, un macho por Constitution y la chilena The Dream (Scat Daddy) fue adquirido en US$ 200.000 por Maverick Racing & Siena Farm;  otro potrillo, pero por Into Mischief y la brasileña Bonne Rafaela (Elusive Quality) quedó en US$ 500.000 para el Walmac Farm LLC; y, finalmente, no se presentó la potranca hija de Tapit y la argentina Madame Stripes (Equal Stripes).