Una nieta de Miss Simpatía fue la yegua más cara y un  «short yearling» por Gun Runner, este hijo del crack Candy Ride, encabezó la lista de precios máximos en esa división

Por Diego H. Mitagstein

Ya desde hace varios meses el mercado de los caballos de carrera en los Estados Unidos muestra señales de reactivación, con una revalorización del stock disponible producto, en gran parte, de la baja gigante que se dio en pocos años de la cantidad de nacimientos. En un contexto global que lucha por dejar atrás los problemas generados y que sigue generando la pandemia, el inicio de la Venta Mixta de Enero en Keeneland no podía ser más auspicioso, como para seguir transitando el camino en subida.

Al cabo del primer día de acción, el martes marcó datos «económicos» que dejaron amplias sonrisas. En líneas generales, se debe decir que la recaudación trepó a 18.015.200 dólares, con un promedio de 72.350 dólares y una media de 39.000, habiéndose vendido 249 de los ejemplares en catálogo. Cuando se comparan esos datos con lo ocurrido hace 12 meses se observa una suba general, pues el total había sido de 12.095.400, el promedio de 58.716 y la media de 35.000.

«Estábamos esperando un buen día para hacer negocios, con bastante calidad hasta el final, y así fue exactamente como sucedió», contó Tony Lacy, Vice Presidente de Ventas de Keeneland. Luego, sumó: «Los números estuvieron muy estables hasta la mitad de la subasta, como había ocurrido el año último, pero luego empezaron a crecer. En la recaudación total estamos cerca del 49 por ciento en la comparación con 2021, y eso es sin dudas mucho para el primer día. Es bueno ver al mercado doméstico tan activo, con mucho positivismo y la demanda por las piezas de calidad tan alta como siempre».

A la hora de hablar de precios máximos, la sesión fue dominada por Princesse Lele, una potranca de 2 años hija del estupendo Quality Road ofrecida en entrenamiento o como prospecto de yegua madre por Hill’n’Dale y por la que Three Chimneys Farm pagó 750.000 dólares.

La buena noticia para el turf sudamericano es que se trata de una hija de la ganadora de G1 Carina Mía (Malibu Moon), esta a su vez por la notable yegua argentina Miss Simpatía (Southern Halo), que también produjera en el Haras La Quebrada a la campeona Miss Match (Indygo Shiner), vencedora en el Gran Premio Selección (G1) de Palermo y luego, ya exportada hacia los Estados Unidos, en el Santa Margarita Invitational Handicap (G1), todos en el pedigree de otra fenomenal corredora como Miss Linda (Southern Halo) y el campeón millero Mr. Nancho (Southern Halo). Three Chimneys vendió a la propia Carina Mía en la Fasig-Tipton Noviembre por 2,6 millones de dólares al Shadai Farm japonés y preñada por Uncle Mo (Indian Charlie).

Entre los llamados «short yearlings» también quedó al tope un ejemplar con genética argentina. Al tope en los precios estuvo un macho por el ya notable padrillo Gun Runner, hijo del crack Candy Ride y líder entre los freshman sires de la última temporada, con récord de ganancias incluído. Nada menos que 375.000 desembolsó el Narvick Internacional de Emmanuel de Seroux para un cliente cuyo nombre no trascendió.

La apertura de la Venta Mixta de Noviembre en Keeneland tuvo un momento de caridad con el remate de un servicio sin garantía del propio Gun Runner que Threen Chimneys Farm y Ron Winchell pusieron a disposición para que el dinero recaudado llegara a las víctimas de los recientes tornados que azotaron el área de Kentucky. Finalmente Bill Layni pagó por él 130.000 dólares, más de lo que cuesta el salto con preñez confirmada. Lluvia de aplausos.