El entrenador argentino está en Del Mar supervisando las horas previas a la esperada actuación de la hija de Equal Stripes en el festival hípico más importantel del mundo

Por Diego H. Mitagstein

Nicolás Martín Ferro vive con expectativas, ilusión y asombro las horas previas al Breeders’ Cup Distaff (G1), la carrera que el sábado próximo en Del Mar animará Blue Stripe, la yegua de Pozo de Luna a la que forjó en el Campo 2 de San Isidro y a la que preparó con la ayuda local del chileno Marcelo Polanco hacia el gran desafio que se viene.

Más allá de la lógica, para el joven cuidador resulta imposible no pensar en que la hija de Equal Stripes pueda cumplir una labor destacada, como también un lujo, un placer y un aprendizaje el poder ser parte de la fiesta, compartir el momento con muchos de los mejores jockeys y colegas del mundo, una situación que lleva a un balance positivo más allá del resultado que circunstancialmente puede darse en la pista.

Se lo nota muy positivo al cuidador argentino en la previa al desafío más bravo de su vida: “Está todo bien, por suerte a Blue Stripe se la ve bárbara, muy linda de estado; llegó con todo hecho desde Santa Anita, así que ahora sólo queda esperar que pasen las horas y en el mientras tanto terminar de preparar todo”, comenta sobre la actualidad de la zaina que se clasificó para el Distaff gracias a la vía del Win and You’re In tras vencer en el Gran Premio Criadores (G1) de Palermo.

Sobre la aventura que se viene, el realismo destaca en las palabras de Nico: “La verdad que la carreras es durísima (lo separa en sílabas para remarcar…) y cada minuto que pasa la ves todavía más difícil. Vi varear a Letruska y te mete miedo; está en el aire, preciosa, muy suelta, espectacular; a Malathaat, otra yegua tremenda. El Distaff es un infierno, muy muy duro, pero ya estar acá para todos nosotros es un sueño, asi que esperemos que la yegua haga un buen papel y que lo mejor para ella esté por venir. Sabemos que damos muchas ventajas, pero también que se hizo todo para llegar de la mejor manera posible al día de la verdad”.

El Distaff es una carrera que está en el corazón de los argentinos, pues en cuatro ocasiones fue ganada por nuestros representantes, comenzando por aquellas victorias consecutivas de Bayakoa (Consultant’s Bid) en 1989 y 1990, pasando por la victoria de Paseana (Ahmad) en 1992 y terminando con la conquista hace dos temporadas de Blue Prize (Pure Prize), paradójicamente, hermana materna de Blue Stripe.

Metido en la carrera a full, Nicolás Martín Ferro considera: “El sorteo de partidores nos dejó muy conformes, porque queríamos largar de la mitad para adentro para no tener que hacer un esfuerzo temprano, y por eso el 4 es una linda posición, con Letruska y Shedaresthedevil por fuera, que seguramente serán las que muevan y vayan a buscar la carrera, así que todo quedará en manos de Frankie Dettori el tema del desarrollo. Si bien en Argentina siempre fue de correr cerca, acá quizás lo mejor será venir algo más atrás, aunque no en el fondo” .

Quedan apenas un puñado de horas para que Nico se afirme a sus prismáticos en algún lugar de las tribunas de Del Mar para vivir un momento mágico, de esos que tan sólo unos pocos tienen la dicha de poder protagonizar. Sabe de las dificultades, que el Distaff será bravísimo, pero su ilusión de ver a Blue Stripe darlo todo y hacer historia está bien arriba, firme. Intacta.