La hija de Ghostzapper, reservada del Haras Las Raíces, se impuso por 6 cuerpos en la central platense

LA PLATA.- El momento de La Javiera es óptimo, como para alimentar expectativas de llegar más lejos en el futuro. Como era de adivinarse, la yegua de Las Raíces no tuvo problemas para ganar el Especial Borobeta (1600 m, arena), la prueba más importante del martes platense, llegando a tres festejos en fila, dos de ellos en el plano mejor rentado.

Con Pablo Carrizo en sus riendas y portando el peso máximo de 58 kilos, la alazana se hizo un festín con las únicas 5 rivales que le salieron al cruce, batiéndolas con absoluta contundencia y embolsando los nada despreciables 240.000 pesos de premio que había disponible para la ganadora.

Nunca lejos mientras la brasileña Litle Eatly (T.H. Approval, 56) marcaba el ritmo, La Javiera apuró al pisar el derecho, dominó en cuatro saltos y terminó llegando a la meta con 6 cuerpos de ventaja sobre Bell Dome (Curlinello, 56), de meritoria gestión ya que temprano Walter Aguirre, su jockey, perdió el estribo izquierdo. A la cabeza, Litle Eatly conservó el último escalón del podio, todo tras buenos 1m37s33/100.

Atendida por José Cristóbal Blanco y presentada por Jorge Meyrelles Torres, La Javiera empieza a sacar ventaja de su nacimiento en tiempo europeo, pues llegó desde los Estados Unidos cuando Las Raíces importó a Forty Paulina (Roar), su madre. Esta ganó el Gran Premio Enrique Acebal (G1) en su paso por las pistas y es nada más y nada menos que hermana materna del Derby Winner Fanatic Boy (Mat Boy) y de Fade Frisa (Fadeyev), que en Uruguay produjo al campeón Fletcher (Ecclesiastic), dueño del Gran Premio José Pedro Ramírez (G1) y actual padrillo en el Haras Bettina.  En el Norte, Forty Paulina es abuela materna del ganador de G3 Send It In (Big Brown) y de la placé clásica Canny (Big Brown).