El favorito a quedarse con la Triple Corona del Sporting se fracturó cuando pasaba al frente en la recta y fue desmontado en la pista

SANTIAGO DE CHILE, Chile (Especial para Turf Diario).- La ilusion de ganar la Triple Corona de 2 Años en el Sporting terminó de la peor manera para Siempre Conmigo, que sufrió una seria lesión cuando había dominado en la recta final, debiendo ser desmontado en la pista por Jorge González, su jinete. El que capitalizó el tropiezo del enorme favorito en el Clásico Copa de Plata – Italo Traverso P. (G2-1500 m, césped) fue California King, que quedó sólo al frente cuando aquél era sofrenado y remató sin problemas para superar por 4 1/4 cuerpos al argentino Ramsés (Manipulator), con Spirit Road (Indian Trail) completando la trifecta a 2 1/2 largos más, todo después de 1m29s70/100.

Quedó en un segundo plano la victoria del hijo de California Chrome del Stud Croacia, pues las miradas de todos estaban puestas en lo que ocurría a 100 metros del disco con Siempre Conmigo, sobre el que luego se confirmaría que sufrió una fractura en su rodilla derecha, de la que será operado en las próximas horas en la clínica del Club Hípico de Santiago.

En declaraciones a Todos En El Partidor, Gabriel Reyes, preparador del hijo de Flyer comentó: “En el momento quedé shockeado. Tenía mucha angustia, pero no me salían las lágrimas. Jorge (González) me dijo que el caballo venía quemándole las manos, pero en los 400 tomó impulso y pisó mal. Al ver esa escena, entré corriendo a la cancha y me quedé con el caballo hasta el final. Le puse una capa, ayudé a subirlo a la ambulancia y me bajé de un salto. Lo importante es que aguantó el vendaje y pudo ser trasladado al corral. La tristeza es grande, pero con el paso de las horas ya me siento un poco más tranquilo. La fractura es pequeña y está por fuera de la articulación, por lo que el pronóstico es favorable y según el Dr. Santiago Alegría, podría requerir de sólo uno o dos tornillos. Siempre Conmigo es un caballo especial, pero sea un ejemplar de índice 1 o clasiquero, el cariño es el mismo. De hecho, hasta me olvidé de la Triple Corona. Sólo quería que se salvara”.

Lo que podría haber sido una fiesta, terminó en una escena triste y que, sin quererlo, deslució la conquista de un California King que no deja de mejorar.