La cabaña uruguaya da un vuelco y continuará funcionando como centro de montas y centro de entrenamiento

MONTEVIDEO, Uruguay (Especial para Turf Diario).- El Haras Cuatro Piedras, el emprendimiento que Pablo Salomone y su familia desarrollaron hace unos pocos años a unos pocos kilómetros de esta ciudad capital, realizará hoy desde las 18 horas y bajo formato virtual la liquidación total de su stock, que incluye 20 productos 2022 y 28 yeguas madre preñadas por Orb (Malibu Moon), Aero Trem (Shanghai Bobby) e Invasor (Candy Stripes), los 3 padrillos que viven allí.

Será el final de una etapa para la cabaña, que seguirá funcionando, aunque como centro de monta con los reproductores mencionados y también en formato de centro de entrenamiento, con sus espectaculares instalaciones de por medio.

Que Cuatro Piedras deje de funcionar como haras es otra mala noticia para un turf sudamericano golpeado a nivel general y que va reduciendo su producción con el correr de los años, situación pese a lo cual nuestros caballos siguen alcanzando resonantes triunfos a nivel mundial.

Bajo el martillo de Zambrano y Cía y en 12 cuotas en dólares se ofrecerá un lote de alto vuelo y que incluye reproductoras como Princesa do Oeste (Gone West), que en Brasil produjo a Qué Fenómeno (Northern Afleet), ganador del Grande Premio Joao Adhemar de Almeida Prado (G1); Maiouest (Gone West), vientre de Gol Tricolor (North Light), con 10 triunfos en Brasil, destacando el que consiguió en el Grande Premio Governador do Estado (G2); y Lunar Eclipse (Mandur), que dio al ganador clásico en Brasil y segundo en G1 Overath (Billion Dollar).

Entre los productos 2022 sobresalenRadomante (Invasor y Nouvelle Cuisine, por Broad Brush), hermano materno del G1 Victory Is Ours (Northern Afleet) y de la G2 Etrusca (Drosselmeyer); Rocinante (Invasor), propio hermano de Nostradamus, vencedor en el Gran Premio Nacional de Las Piedras; Ruggeri (Invasor), hermano materno del mencionado Gol Tricolor; y Rutini (Invasor), en la ganadora clásica Aeiou (Quick Road).

Termina hoy una etapa para el Haras Cuatro Piedras, y no deja de ser una noticia triste. Ojalá el nuevo proyecto encuentre el camino para que la cabaña siga siendo un ejemplo a seguir.