Ganó bien la del Elsie, primero cansando a Fy Spree y arriba dejando corta la carga de American Charity

LA PLATA.- Si a la manera de los “salones de la fama” armáramos en La Plata un lógicamente más humilde “salón de los fierreros”, foto, chaquetilla y alguna herradura de La Murguita (Grand Reward) tendrían lugar asegurado. Se recordaría que defendió con nobleza pilas de boletos, que cuando le ganaron fue corriendo y que con Talaverano parecía llevarse de maravillas, como que en este otoño 2021 cruzaron las dos veces que salieron a la cancha, la última en este domingo soleado, con el Clásico Joaquín V. Maqueda (G3-1400m) como excusa.

No tiene la culpa al fin de cuentas la alazana del Elsie, siempre bien afiladita por el vareo guaraní de Candelario Cáceres, que la brava Empeñosa Rimout (Remote) debiera quedarse en su box, lo que le dejó casi picando los  450.000 pesos del disco. Ya abiertas las gateras solo tuvo que limitarse a mantener bajo arresto las ínfulas, a veces desconcertantes, de Fy Spree (Fortify), que un día puede ganarle a Ideocrática y al poco tiempo llegar a 30 cuerpos de la misma pinga de La Frontera. Había que ver, entonces, que versión la pupila de Piana se encontraba la Grand Reward, pero fue de las tibias y tiró la toalla en los 200, aunque tanto al veterano trainer como a Gonzalo Hahn le duraban todavía las sonrisas del G1 que habían apilado el sábado con Storm Dynamico (Dynamix) en la milla del centro.

No sin antes obligar a La Murguita a parcial de 1m11s y fracción, suficiente no solo para terminar con las aspiraciones de la Fortify, sino también para dejar corta la carga de última hora que intentó Luciano Cabrera con la gaviota American Charity (Roman Ruler).

La chapa de ¾ de cuerpo tal vez no grafique del todo la claridad con la que ganó la nieta de Luhuk criada en La Quberada, porque cuando American Charity se dignó finalmente a descontar, atendiendo el clamor de Luciano desde temprano, ya La Murguita sofrenaba pensando en la foto. El reloj marcaba 1m23s66/100.

Fue la quinta foto para la Grand Reward, primera gradual al cabo de 14 salidas que muestran también 6 segundos puestos (nadie es perfecto) y otras dos chapa menores. Su única llegada fuera del marcador merece una explicación puntual: había ganado por 4 cuerpos con Goncalves la de perdedoras, pero esa gente de guardapolvos que revisa tubos de ensayos señaló en una carta algo de “medicamentoso”. La alazana, inocente, no entendió de qué se trataba, pero 20 días después volvió a ganarles, esa vez por 8 cuerpos, sin sorpresas de laboratorio.

Tras American Charity, Fy Spree fue tercera al pescuezo, fue flojito lo de la otra gaviota, Music Nistel (Van Nistelrooy) cuarta lejos, mientras que la tarea de Curandera Island (Lizard Island) debe ser catalogada de parejita y rendidora. Lo de pareja porque vino cola de las gateras al disco, y rendidora porque cuando se paguen los premios de esta reunión, Los Notables de Azul embolsarán 45 billetes naranjas. Nada mal teniendo en cuenta que atrás no venía nadie.