La yegua peruana se lesionó y no correrá la Longines Cup; el jockey chileno, que montará a Savitar en el Longines Latinoamericano, animará dos competencias en el norte

LIMA, Perú (Especial para Turf Diario).- El “Team Perú” conoció este miércoles la deserción de la yegua La Onda (Man Of Iron), anotada en el Clásico Longines Cup Ricardo, Ezequiel y Ezequiel M. Fernández Guerrico (G2-1600 m, césped), también conocido como Longines Cup, y que se disputará el próximo sábado 14 de marzo en el Hipódromo de San Isidro.

La pupila del Stud Altamar, que entrena Alfonso Arias, acusó una inflamación en la mano izquierda, luego de realizado su galope de esta mañana. Un traspié que la sacó inmediatamente de la lista de viajeras. La yegua salió de la zona de cuarentena del Hipódromo de Monterrico y fue enviada a su stud, donde está siendo revisada permanentemente por su equipo médico.

“Es una noticia que lamentamos. Teníamos mucha ilusión en esta actuación internacional, pero la hípica da revanchas y seguramente pronto volveremos a una carrera de esta magnitud”, dijo Eduardo Villarán Gallagher, criador de La Onda y que también perdió hace unos días la posibilidad de correr esta prueba con su otra egresada de su haras, la Campeona Toffee (Westow).

No ha trascendido hasta el momento la magnitud de la lesión ni el tiempo de paralización que tendrá la alazana. La Onda, precisamente, había sido escolta de Toffee en el Clásico Ala Moana (1600 m, césped), clasificatorio al Longines Cup, perdiendo su invicto de 4/4 en la grama. Su hermana menor, Ola Perfecta (Koko Mambo) había ganado el fin de semana el Clásico Kimba (R-1900 m, césped).

Jorge González, en San Isidro

El jinete chileno Jorge González, que montará a Savitar (Daddy Long Legs) en el Longines Gran Premio Latinoamericano (G1), viajará este fin de semana hacia la Argentina para competir en 2 pruebas dentro del programa del próximo domingo en San Isidro con la intención de conocer mejor la pista.

Uno de los mejores jinetes del otro lado de la Cordillera, será la primera experiencia para González en San Isidro, de allí que en el entorno del alazán se hayan interesado por no dejar ningún detalle librado al azar.

Néstor Obregón Rossi