El padrillo de La Pasión, cuya primera generación se está estrenando, tiene ahora 2 crías ganadoras

Los padrillos nuevos siguen dando que hablar en las pistas nacionales. Ahora fue el turno del recordado campeón velocista Santillano (Easing Along), que en el lunes de Palermo sumó su segunda cría ganadora en su generación debut, aunque la primera que cruza el disco adelante ya que Calladito La Boca lo hizo “por herencia”, ante el distanciamiento por tratamiento prohibido del ganador, Don Arrabal (Don Valiente).

En la apertura de la fecha, la potranca Barbaria se lució en los 1200 metros de arena debutando con un triunfo en el Premio Sun-Song (la madre de Sumatra, homenajeada en el clásico…). Con Emiliano Siniani “up”, la pupila de Javier Fren tuvo una labor por demás interesante, pues durante buena parte del derecho quedó sin paso por dentro, pero cuando encontró la libertad de la mitad de la cancha el escenario cambió y empezó a crecer.

Atropelló firme, dominó y terminó batiendo por 1 cuerpo a Most Cute (Most Improved), con la favorita Fiestera Hit (Hit It a Bomb) terminando apenas cuarta, todo tras 1m11s1/100 en cancha normal. Atendida por Javier Fren, Barbaria defiende los colores del Stud Fonck y devolvió jugosos 8 pesos por cada uno apostado.

Criada en el Haras La Pasión, tiene por madre a la importada B. Gone Blue (Gone West), lo que la hace hermana materna de la ganadora clásica Be My Baby (Exchange Rate), que fue vendida la última semana por la cabaña de la familia Benedicto en su subasta mixta, realizada en conjunto con el Haras Firmamento.

Ganador de los grandes premios Suipacha y Estrellas Sprint, ambos de G1, Santillano tiene 55 nacimientos registrados en su generación inicial, de la cual ya han corrido 6. El zaino, que corría para el Stud Juan Antonio, es una de las apuestas en La Pasión para continuar el camino de su padre Easing Along, y, por ahora, viene dando muestras de que en la reproducción también puede ser tan exitoso como lo fue en las pistas.