La cabaña brasileña ve una posibilidad de insertarse en el mercado de productos; este jueves, el primer desafío

El mapa de los criadores cambió muchísimo en los últimos años en la Argentina. Con varias de las cabañas tradicionales ya fuera o prácticamente fuera del mercado, las coordenadas son distintas y el mercado poco a poco va encontrando una nueva estructura dentro de una tierra en reorganización.

Claro, el aspecto económico no es menor y tampoco ayuda demasiado por estos días. Lo que sucede fuera de la hípica a nivel país repercute irremediablemente dentro. Sin embargo, algunos advierten que en ese terreno todavía algo pantanoso y sin mucha claridad pensando en el corto plazo, hay plafond para nuevas oportunidades.

Hace algunas semanas, El Gusy realizaba el primer remate público de la totalidad de su producción, y ahora es La Providencia el haras que le pone un rumbo distinto a la comercialización de sus reconocidos productos organizando por primera vez una subasta exclusiva y que pasado mañana en el Tattersall de San Isidro incluirá productos 2017, yeguas madre y ejemplares en entrenamiento.

Explica Oscar López, manager general de la operación de intereses brasileños: “Hace tiempo veníamos analizando la posibilidad de encarar nuestra propia venta, pues, si bien llevábamos productos al ring, era generalmente en eventos mixtos. Es un mercado muy distinto al de hace algunos años y creemos que llegó el momento de darle a La Providencia una visión algo más comercial. La idea es que se extienda en el tiempo y este sea el comienzo de una nueva historia”.

López hace hincapié en la calidad: “Ofreceremos un lote muy completo, lleno de hijos de ganadoras clásicas y con muchos hermanos de caballos de grupo. De la camada 2017 reservamos apenas una docena de ejemplares, por lo que llevaremos al remate muchos de nuestras mejores piezas”.

Hijos de padrillos ya bien conocidos como Orpen, Key Deputy, Cityscape, Treasure Beach y Global Hunter conforman el grupo de productos, incluyendo hermanos de nombres fuertes identificados con la chaquetilla amarilla y azul de La Providencia como Ollagua (Pure Prize), Juhayna (Johannesburg), Enak (Orpen), Candy Nevada (Pure Prize), Riggs (Mutakddim) y Jogral (Allied Forces), o hijos de reproductoras destacadas como Girlie (Pure Prize), Sea Brava (Pure Prize), Siembra Azul (El Sermbrador) o Right Fula (Nugget Point) forman parte del menú.

Pero también habrá reproductoras y caballos en training a disposición de propietarios y criadores, y sobre esos lotes dice López: “Muchas de las yeguas podrían seguir tranquilamente en el haras, pero apretamos al máximo la selección. Y, con respecto a los training, están todos listos para seguir corriendo, algo que esperamos sea valorado. El último fin de semana uno de ellos entre segundo, otro cuarto y otro quinto; son competitivos”.

La Providencia está a unas pocas horas de darle una vuelta de tuerca a la comercialización de sus productos, pensando hacia adelante y buscando un perfil más comercial al que mostró en los años anteriores.