La yegua argentina ganó por 9 3/4 cuerpos y en un tiempazo para los 1700 metros de Oaklawn Park, manteniendo su invicto e invitando a soñar…

HOT SPRINGS, Arkansas (Especial para Turf Diario).- Definitivamente tiene “mal puesto” el nombre La Renoleta, la yegua argentina que este sábado cumplió un debut maravilloso en los Estados Unidos. Invicta en 4 actuaciones en Palermo, la hija de Treasure Beach se mostró en Oaklawn Park para dar espectáculo y admirar a propios y extraños, venciendo al galopito y por 9 3/4 cuerpos en una marca estupenda para los 1700 metros de arena: 1m44s71/100.

Inactiva desde que ganó el Gran Premio Estrellas Distaff (G1), a fines de junio último, la zaina criada por el Haras Juan Antonio y ahora pupila de Steven Asmussen animó un allowance optional claiming con 88.000 dólares en premios y fue imparable. Con Ricardo Santana Jr. en su riendas, corrió alternando la cuarta y quinta ubicación abierta, estirándose cuando en el opuesto la atacó por fuera Fiery Lady (Unusual Heat).

Pero allí movió Santana Jr. y empezó a terminarse la carrera. La Renoleta encendió el motor, fue en pos de la puntera Carissa Crismas (The Factor), la superó al pisar el derecho y empezó a sacar ventajas sin ser exigida a fondo. Clever Serve (To Honor and Serve) terminaría siendo su ocasional escolta mientras Calf Moon Bay (Bodemeister), la enemiga en los papeles, no cruzaba el disco luego de una traumática experiencia en la previa a la largada.

Favorita, La Renoleta tuvo un estreno de ensueño en los Estados Unidos, y habrá que “poner el freno de mano” para no ilusionarse todo lo que uno querría de cara al futuro. 

No es fácil ganar de primera salida en el norte, generalmente, tras reprises prolongadas. Por caso, Blue Prize, nuestra última gran representante perdió cuando corrió por primera vez en Churchill Downs para luego construir su memorable campaña.

Dona Bruja (Storm Embrujado) se dio el lujo de inaugurar su campaña en el norte venciendo en el Old Forester Mint Julep Handicap (G3), también en Churchill Downs, algo que también consiguieron un tiempo más atrás Calidoscopio (Luhuk), en el Breeders’ Cup Marathon (G2), o los inolvidables Candy Ride (Ride the Rails) e Invasor (Candy Stripes).

Foto Gentileza TDN (prohibida su reproducción por cualquier medio, sujeto a demanda judicial)