La yegua argentina terminó séptima y anteúltima en el Shawnee Stakes de Churchill Downs, y sumó el segundo fracaso consecutivo después de su lesión

LOUISVILLE, Kentucky (Especial para Turf Diario).- Todas las ilusiones que generó aquél brillante estreno de La Renoleta en los Estados Unidos, hace ya más de un año, poco a poco se van encontrando con una realidad muy distinta y que la tiene más cerca de abandonar la competencia que de volver a soñar con victorias de las importantes.

Lesión complicada de por medio, lo que provocó un extenso parate, la hija de Treasure Beach volvió a correr mal, tal como le había sucedido cuando reprisó hace algunas semanas en Oaklawn Park. Ahora voló bajo en el Shawnee Stakes (L-1700 m, arena, US$ 150.000 de bolsa) de Churchill Downs, donde apenas pudo llegar séptima y anteúltima a 16 1/2 cuerpos de la favorita Envoutante.

Conducida por Ricardo Santana Jr. y bastante olvidada en las apuestas, la zaina argentina que prepara Steven Asmussen  largó mal y trastabilló, pero se recuperó rápido y encontró un expectante tercer lugar por dentro. Vino bien mientras el desarrollo fue lento, porque cuando aceleraron su acción empezó a desarmarse para ya al pisar la recta final correr y sin oportunidad, retrocediendo hasta su posición final, por suerte, sin que su jockey le pidiera esfuerzos inútiles.

En “la otra punta”, Envoutante desfilaba ante las torres gemelas para sacarle 4 1/4 cuerpos a Miss Bigly (Gemologist), mientras la G1 Paris Lights (Curlin) era tercera a otros 3 1/4 largos, todo al cabo de 1m42s59/100, luego de parciales de 24s14/100, 48s20/100, 1m12s15/100 y 1m36s21/100.

De aquella gestión fantástica, destrozando a sus rivales de turno, la mala suerte jugó fuerte con La Renoleta, causándole un probelema físico del que, da la sensación, no ha podido recuperarse plenamente. Puede perder, claro que sí, pero sus dos gestiones más cercanas fueron demasiado malas para una yegua de su nivel y que antes jamás había sido vencida. Habrá que ver qué le depara el destino entonces a la muy buena yegua nacional, aunque no parece demasiado positivo.