EDELAP tuvo fallas y las últimas dos carreras del martes no pudieron disputarse; es la segunda anulación en menos de dos semanas

LA PLATA.- Mal momento para el Bosque, donde nadie sabe qué ni cuando va a pasar; donde sus dirigentes hacen malabares para seguir adelante ante la acefalía en la que se encuentra sumergido desde fines de noviembre.

Hace poco más de una semana debió suspender su programa ante problemas con el centro de cómputos en el Hipódromo de San Isidro, y ayer la historia se volvió a repetir con las fallas en el suministro de energía eléctrica por parte de la empresa EDELAP. Fueron dos en esta ocasión las competencias que debieron anularse ante el sombrío panorama.

Hubo quienes fueron más allá y advirtieron que la falta en el mantenimiento (evidente ya) de las instalaciones, podría haber sido “cómplice” del apagón.

La pasividad por parte de la Lotería provincial es llamativa, allí donde hace poquito nomás se nombro un Presidente y desde donde todavía no se puso un hombre en el puesto de Administrador del Bosque. Mientras tanto, el turf sufre, se desangra; pierde como en la guerra. Los que hace 3 meses decían que nunca más se volverían a poner en riesgo tantas fuentes de trabajo, parece que se olvidaron. Habrá que refrescarles la memoria. Claramente, así no se puede seguir.