El Hipódromo Camarero desistió de la organización del festival, que lleva 55 años de vida

MIAMI, Florida (Especial para Turf Diario).- El turf vuelve a verse afectado por la pandemia del COVID-19. Si bien la Serie Hípica del Caribe no tiene hasta el momento una sede oficial, habida cuenta el retiro de Puerto Rico (escenario original de 2020) y, posteriormente de Estados Unidos y Venezuela, las condiciones no están dadas para organizar un evento que requiere una logística tan compleja.

La Serie Hípica del Caribe está compuesta por el Clásico del Caribe para tresañeros, la Copa Confraternidad para ejemplares de tres y más años, la Copa Invitacional para importados de tres y más años con campaña en los países caribeños, la Copa Velocidad para ejemplares de tres años y la Copa Dama del Caribe para tresañeras. 

Cerca de 55 purasangres deben trasladarse desde cada país para formar parte de estas competencias, lo que implica una movilización compleja del equipo de cuadra, entrenadores, galopadores, jinetes; y al momento de las carreras, de los propietarios y criadores, cada uno con sus allegados. 

En tiempos de pandemia, donde los viajes aéreos están suspendidos en algunos casos y limitados en otros, agregado a que el público no puede asistir al hipódromo y que el tema del Covid-19 ha tomado un nuevo empuje, la Confederación Hípica del Caribe ha decidido suspender la edición 2020, ya apuntando hacia el 2021 como el año del reencuentro del turf caribeño.Si bien la Confederación guarda una mínima esperanza de que algún país miembro se anime a correr con la producción del evento, tal parece que este grupo de carreras podrían ser otras víctimas hípicas que nos viene dejando esta terrible pandemia.

Difícil panorama el que toca vivir en este momento, pero que sirva como alerta para las hermanas hípicas de la parte sur del continente ahora que se acerca el Latinoamericano. Aunque la Confederación Hípica del Caribe es ajena a la OSAF, la problemática es la misma y, ante la incertidumbre de cuándo volverán regularmente las carreras en Chile y Argentina, es importante que se empiecen a estudiar las diversas salidas que podría tener la gran carrera hípica sudamericana.

Juan C. Feijóo