Blue Prize terminó adelante, pero Midnight Bisou, Serengeti Empress y Ollie’s Candy también llevan genética nuestra

ARCADIA, California (Especial para Turf Diario).- El Breeders’ Cup Distaff (G1) siempre fue una carrera ligada íntimamente con el turf argentino, desde los triunfos de Bayakoa (Consultant’s Bid) y Paseana (Ahmad) hasta la fresca conquista de Blue Prize (Pure Prize).

Sin embargo, el final de la versión 2019 de la carrera insignia para las yeguas en los Estados Unidos ofreció un resultado en el que brilló con poder máximo la genética nacional, pues las cuatro primeras clasificadas tienen “algo nuestro” en su sangre.

Blue Prize, obviamente nació en el Haras La Manija, y lleva la sigla (Arg) marcada a fuego. Midnight Bisou (Midnight Lute), tiene por abuelo materno a Repent, un hijo de Louis Quatorze y la argentina Baby Grace, esta por Cipayo y hermana entera del G1 Cacao y materna de la G2 Sierva (Super Cavalier).

La tercera posición la ocupó Serengeti Empress (Alternation), nieta de la argentina Love Dancing (Salt Lake) y que esta temporada ya había vencido nada menos que en el Kentucky Oaks (G1), y en cuarto término cruzó la meta Ollie’s Candy, cuyo padre no es otro que el fenomenal Candy Ride (Ride the Rails), uno de los últimos grandes cracks del turf nacional y reproductor líder en Kentucky…