El tordillo, como tantas otras veces, fue el primero en elegir su lugar de partida para el Carlos Pellegrini, durante una ceremonia donde la camaradería y al expectativa fueron denominador común

Lo de Miriñaque en los sorteos de partidores es de no creer. El tordillo tiene una altísima efectividad a la hora de “ligar” la primera bolilla, y este martes en San Isidro no fue la excepción a la regla. El primero que tuvo la posibilidad de elegir su lugar de salida en el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1) fue el campeón del Stud Parque Patricios, tal como le pasó en Arabia Saudita y en varias ocasiones en Palermo, como se encargó de recalcar María Muñoz, su entrenadora, que escogió la puerta número 10 para el crack junto con Rafael Pascual, uno de sus propietarios; el de Messi, podría decir algún burrero enfundado en el modo Mundial.

Por el contrario, el “pobre” Billion (Galicado), el potrillo que ganó el Martínez (G3) porteño, debió esperar hasta lo último sin poder elegir, con el cajón 15 como “castigo”. No faltó nadie a la cita, entendiendo la importancia de un buen lugar de largada, y, en su mayoría, los rostros fueron de satisfacción.

Si de los máximos candidatos se trata, Durazzo (Fortify) saldrá desde el 11, el Derby Winner Niño Guapo (Catcher In the Rye) lo hará desde el 9, El Musical (Scat Daddy) desde el 4 -fue el segundo en elegir- e Irwin (Seek Again) desde el 7.

La ceremonia se abrió con el sorteo del numeroso Gran Premio Félix de Alzaga Unzué (G1), donde la primera bolilla en aparecer fue la del campeón Luthier Blues (Le Blues), que arrancará desde el 8 en la carrera que marcará su despedida de pistas nacionales, pues viajará en breve hacia Inglaterra para continuar allí con su campaña.

En lo referente al Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1), la suerte estuvo del lado de Roberto Pellegatta, cuyas dos cartas en la prueba aparecieron primeras, escogiendo el 7 para Pablinho (Hurricane Cat) y el 8 para Eulario (Bodemeister).

Y si de la Copa de Plata se habla, Aldeana Seiver (Super Saver) tuvo la mejor suerte con Humberto Benesperi, su entrenador, eligiendo primero el lugar 8. Por el contrario, cruzadito de brazos en su mesa, Gustavo Scarpello se comió la “U” con Issa (Equal Stripes), una de las máximas candidatas, que saldrá desde la posición 19, casi sobre la Avenida Dardo Rocha.

“¿A qué viniste Gustavo?”, le preguntaron un par de colegas, con sonrisas por los cuatro costados. En esa sintonía de buena vibra se vivió este martes el sorteo de partidores hacia el mitín internacional del Gran Premio Carlos Pellegrini.