El caballo ganó el Gran Premio de Honor (G1) y la yegua se llevó el Gran Premio Gilberto Lerena (G1), en el notable sábado de Palermo

Por Diego H. Mitagstein

Si lo hubieran soñado, nada podría haber sido tan perfecto. El equipo del Stud Las Monjitas vivió un día de gloria este sábado en el Hipódromo Argentino de Palermo, quedándose con los grandes premios Gilberto Lerena (G1-2200 m, césped) y de Honor (G1-2000 m, arena), gentileza de los rendidores Ballado’s Beach (Treasure Beach) y Jazz Seiver (Super Saver), siempre listos a la hora de tener protagonismo en las carreras fuertes.

Camilo Bautista disfrutó a lo grande junto a su gente, apoyado en el trabajo siempre estupendo de Carlos D. Etchechoury, su entrenador, y de Adrián Giannetti, un jockey que cuando las papas queman y el compromiso es mayor, se agranda al máximo para lucirse. Junto a todos ellos, Tomás Fernández Llanos, manger de la divisa, fue pura sonrisa, con esa hermosa sensación que queda en el cuerpo cuando las cosas salen bien.

Para Ballado’s Beach, de la cría de Juan Garat en su Haras El Gusy, fue la revancha de lo ocurrido hace 12 meses, cuando la por entonces imparable Belleza de Arteaga (Cosmic Trigger) la dejaba segunda, en ese pasto de Palermo que siempre le cayó a la perfección.

Jazz Seiver, por su parte, demostró que la arena no le es problema, respondiendo no sólo a sus antecedentes importantes, sino también a una genética que en ese terreno rinde el doble, como buen hijo del extrañado Super Saver.

La yegua respetó su táctica de correr entretenida y esperar el derecho para entrar en acción, mientras al frente Hawaiian Love (Hurricane Cat) se movía con ritmo firme marcada de cerca por Paliza Salvaje (Lizard Island). Los movimientos sólo llegaron en la recta final, cuando Pablo Carrizo disparó con la puntera al tiempo que Giannetti buscaba un carril externo para proyectar a Ballado’s Beach que, cuando arrancó fue imparable.

Dominó de lleno en la cuadra final la ganadora para establecer en la meta 1 1/2 largo de ventaja sobre su rival, que no corría desde hacía 4 meses. A 3 más, Big Lover (Treasure Beach) salía muy bien parada de su primera experiencia gradual y era la mejor potranca colocada, ante las flojas actuaciones de Equipada a Tope (Equal Stripes), Catriona (Fortify) y la brasileña Neowise (Agnes Gold), que llegaron quinta, sexta y última, respectivamente.

Con Jazz Seiver Giannetti repitió táctica, aunque quedando último durante buena parte del recorrido y hasta estirándose antes de llegar a la curva final, en el momento en que Standardt (Manipulator), Lagarto Boy (Suggestive Boy) y Treasure Island (Treasure Beach) se movían adelante.

Al llegar la recta, Standartd se pegó a los palos y dominó, manteniéndose por un buen rato en esa posición. Sin embargo, bien abierto, Jazz Seiver arreció para lograr con cierta comodidad el segundo éxito de máxima escala de su campaña, tras vencer en las 2000 Guineas (G1) de 2022, sobre el césped de San Isidro.

En la meta, fue un cuerpo de ventaja para el zaino criado por Firmamento sobre Crazy Talent (Equal Talent), que sufrió algunos problemas de tráfico temprano y corrió fenómeno. Tercero, a 1 largo más, Standardt redondeó también una importante labor.

Sobre Jazz Seiver habrá que agregar que le dio el primer triunfo de G1 a Las Monjitas en la arena de Palermo, una caballeriza de las más destacadas de los tiempos recientes, que invierte año a año grande y que tuvo un sábado inolvidable; seguramente, con una noche que se habrá extendido lindo entre brindis y más sonrisas…