El hijo de Super Saver salió de perdedor con luz en los 1400 metros del Premio Enchantment; Le Chic volvió a ganar y pinta lindo

Después de una semana de abstinencia, sobraron las carreras para ver en el regreso del turf en Argentina. Aunque nadie sabe qué pasará en el futuro, fue un bálsamo que la campana de largada volviera a sonar en La Catedral, con el para nada menor detalle de que se trató de una jornada plagada de lindos turnos.

Más allá del Clásico Malvinas Argentinas, de los especiales Juan P. Artigas y Julio F. Penna y del Handicap British Empire, en el plano condicional también se vivieron espectáculos de mucho nivel, como el caso del Premio Enchantment, que sobre 1400 metros y en la arena enfrentó potrillos de 2 años perdedores.

Allí la tercera fue la vencida para Super Inter, un hijo de Super Saver e Intermitencia (Grand Slam) que no encontró mayor oposición para llevar a buen puerto el enorme favoritismo que portó. Con Eduardo Ortega Pavón en sus riendas, el pupilo de Nicolás Martín Ferro vino por dentro y algo incómodo durante la primera parte, pero una vez que encontró libertad en la recta se fuer armando de a poco para dar cuenta de Qué Cuadrero (Qué Vida Buena) y batirlo por 1 1/2 cuerpo tras 1m24s47/1000.

Cría del Haras Firmamento, Super Inter había sido cuarto debutando, segundo en su siguiente labor y ahora consiguió el ansiado ascenso, dando a entender que en mayores distancias su nivel podría crecer considerablemente.

Más temprano, en la inicia, potrancas de 3 años titulares de una victoria animaron el kilómetro del Premio Cinéfilo, donde la respuesta fue excelente por parte de Le Chic, una sprinter bien promisoria. Había ganado debutando la hija de Le Blues e Interfolia (Intérprete), para luego pagar el derecho de piso en la categoría con un segundo lugar y ahora volviendo a terminar adelante, en este caso por 3 cuerpos sobre Sasha Halo (Sebi Halo), en un 1-2 de criadas por el Haras El Paraíso.

Fabio Damián Fajardo mantiene al óleo a la defensora de la caballeriza Las 5 Estrellas, de Azul, sobre la que Elías Daniel Martínez estuvo a la perfección. Su tiempo de 56s35/100 para el kilómetro fue potable.