La potranca y el potrillo enfrentar severos examinadores esta tarde sobre 1500 metros, completando la serie

SANTIAGO DE CHILE, Chile (Especial para Turf Diario).- Los clásicos Criadores tendrán este sábado sus versiones en la arena del Hipódromo Chile. Por un lado, las potrancas chocarán en el Gran Premio Criadores Salvador Hess Riveros (G2-1500 m), mientras que los machos lo harán en el Gran Premio Criadores Eugenio Zegers León (G2-1500 m).

Las chicas abrirán el fuego bien temprano con una carrera que le ofrece a La Trafa la posibilidad de rehabilitarse, luego de ceder su liderazgo generacional cuando llegó cuarta de Norwegian Queen (Indian Trail) en el Clásico José Saavedra Baeza (G3), a principios de mes.

La hija de Ahora II había ganado antes los clásicos Selección de Potrancas (G3) y Juan Cavieres Mella (G3), sumando siempre mucha experiencia.

Reiyan (Grand Daddy) y La Jardinera (Verrazano) fueron segunda y tercera, respectivamente, detrás de Norwegian Queen en el choque mencionado, y harán todo lo posible para volver a quedar delante de La Trafa, la dos con mucho por mejorar todavía.

Rogue Nation (Strong Mandate) salió de perdedora por escándalo y nadie se sorprenderá si termina adelante e igual comentario rige para Misia Nena (Verrazano). Ganadora del Clásico Alberto Vial Letelier (L), Saveira (Constitution) va por la rehabilitación.

Entre los machos, en tanto, el grupo es más numeroso y complicado. Con los antecedentes de sus victorias en los clásicos Ignacio Urrutia de la Sotta e Ignacio Urrutia del Río (G3) y Víctor Matetic Fernández (G3), Waiwen (The Lumber Guy) es el máximo aspirante al triunfo, aunque el invicto El Notable (Competitive Edge) no le hará las cosas nada sencillas, mucho más después de observar la clase que mostró para ganarle por a cabeza a Monchitocrack (Grand Daddy) en el Clásico Raúl Spoerer Carmona y Raúl Spoerer Urrutia (L).

Con dos victorias seguidas aquí tras un estreno flojito en el césped del Club Hípico, Vivir Con Alegría (Flyer), la va de lance, compartiendo el escalón con Coppola (Flyer) y Gran Divo (Grand Daddy), ambos de buena experiencia clásica.