Volviendo a las carreras de codo y a la arena tras una aceptable actuación en el Unzué, consiguió un valioso triunfo

No hay dudas de que en la velocidad con codo está, al menos por ahora, el fuerte para Candy and Giant (57 kg.), que en la tardecita porteña se llevó una meritoria conquista en el Handicap Carapálida (1200 m, arena), la segunda de las pruebas jerárquicas con que contó la reunión.

Después de un aceptable paso por el kilómetro de césped del Gran Premio Félix de Alzaga Unzué (G1), en San Isidro, la hija de Giant’s Pleasure hizo lo que mejor sabe: correr fuerte todo el tiro y no dejarse alcanzar por las atropelladoras.

Fue una actuación en la que la zaina mostró varias virtudes, no sólo su velocidad natural, sino su capacidad para correr bajo el control de Gustavo Calvente, su jockey, y para poder mantener el ritmo fuerte que la obligó a llevar la valiente y también rapidísima Vida Amorosa (Safety Check, 57), con la que vino luchando al frente bajo parciales de 22s21/100 y 45s7/100.

Una vez en la recta, tras un tramo en el que la lucha por la vanguardia continuó, Candy and Giant empezó a dominar abierta separándose hasta sacarle en la meta 2 cuerpos de ventaja a su rival, que por 1 mantuvo una meritoria posición de escolta por sobre Armentarola (Catcher In the Rye, 56 1/2), mientras la favorita Emperadora (Il Campione, 55) era cuarta al anca, todo en una marca estupenda de 1m10s20/100.

“En el Unzué había corrido bárbaro, porque ella es una yegua buena. Creo que sobre 1200 metros es donde mejor rinde, porque tiene una velocidad importante. Pero madurando y serenándose va a poder llegar a mayor distancia. Aunque si baja al kilómetro seguro va a ser también muy competitiva”, resumió Gustavo Calvente, jockey de la ganadora y con color playa al regreso de sus vacaciones.

Rodolfo Landola está a cargo de la yegua que corre para el Stud Feli Paul, que en 8 salidas ya sumó 4 triunfos y ahora tiene por delante la triple opción de afirmarse en la velocidad con codo, intentar volver a llegar a la milla con trabajo y paciencia o bajar a la recta y buscar hacerse fuerte allí. Con una yegua como Candy and Giant, con tanta velocidad y cualidades, cualquier ilusión es posible.